Entre   |  Regístrese

Los paseos del señor Alpeck el blog de Andrés Ibáñez


Tamaño de texto: A | A | A

6 de abril, 2010

Amor grande

Amor grande. Big love, es el título de una serie absolutamente fascinante cuya tercera temporada acabo de terminar de ver. Trata sobre los mormones, esa extraña religión inventada por un hombre, Joseph Smith, y practicada sobre todo en el estado norteamericano de Utah.

 

La serie, protagonizada por Bill Paxton, Jeanne Tripplehorn, Chloë Sevigny y Ginnifer Goodwin, describe la vida de una familia de mormones polígamos. Dado que la poligamia es ilegal en Estados Unidos y la iglesia mormona hace tiempo que ha decidido renunciar a ella, los mormones que la siguen practicando quedan convertidos en seres marginales. Tienen que vivir su curiosa realidad familar de forma secreta y no pueden practicar la religión que es tan importante para ellos ni entrar en el templo.

 

Hace unos años leí La poeta y el asesino de Simon Worrall, un libro fascinante acerca del falsificador Mark Hoffmann. Hoffmann era de origen mormón, y durante muchos años se dedicó a falsificar documentos relativos a la religión mormona, seguramente (sugiere Worrall) por puro resentimiento contra esa fe absurda y delirante bajo la cual creció. En su libro, cuyo tema principal es la falsificación realizada por Hoffmann de un manuscrio de Emily Dickinson, Worrall traza además una pequeña historia de la religión mormona.

 

He dicho que se trata de una fe absurda y delirante. Es posible que todas las fes sean absurdas y delirantes. Ya saben cómo define San Pablo la fe: creer en lo que no se ve. Pero los mormones no sólo creen en algo que no se ve. Creen que los hebreos cruzaron el océano y se establecieron en Norteamérica, donde crearon una civilización floreciente y escribieron en idioma "egipcio reformado" una serie de tablas que contienen el origen de lo que sería la religión mormona. Creen que otra tribu de Israel también emigrada de Oriente Medio fue castigada por Dios con una piel oscura y, malvados y borrachos como eran, aniquilaron a los primeros colonos, apoderándose de todo el continente americano y convirtiéndose en los supuestos pueblos "nativos" americanos. Creen, en fin, que Jesucristo cruzó el Océano y visitó Estados Unidos. Creen en cosas que contradice cualquier medida de sentido común y que no se apoyan en ningún testimonio histórico ni arqueológico.

 

Hay un tema que me obsesiona últimamente: lo inmensa que es nuestra capacidad de creer. Lo fácilmente que nos hacemos esclavos de un sistema de creencias, uno cualquiera, sea cual sea, religioso o laico, relativo a la salud o a la política, a la estética o a la moral.

 

Todos somos esclavos. Pero somos esclavos voluntarios. Viendo los problemas infinitos que el simpático mormón polígamo Bill Paxton tiene que sufrir día tras día y el cansancio evidente de todos los miembros de la familia por seguir manteniendo unos principios, unos valores, una forma de vida que sólo les traen dificultades e inconvenientes sin cuento, uno piensa: ¿por qué no dejarlo de una vez? ¿Por qué no dejar de sufrir? ¿Por qué no intentar vivir una vida normal, tranquila, feliz, sin pasarse el día intentando cumplir con normas imposibles y extenuantes que alguien, no sabemos quién ni cuándo, nos ha impuesto, y que nosotros, no sabemos muy bien cuándo ni por qué, hemos aceptado?

 

Pero dejar la esclavitud de las creencias no debe de ser tan fácil. Porque casi nadie lo logra.

 

 

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

Decidieron llamarnos homo sapiens, el hombre que sabe, no el hombre que comprueba, que razona, que imagina. No somos un homo cogitans. Sabemos que la tierra es plana, que el sol gira alrededor de ella y ese tipo de cosas. Desde que se sabe que algo no funciona hasta que se extiende por toda la población la idea de que algo no funciona pasa invariablemente un montón de tiempo. Del mismo modo que, si por un adecuado control de los medios de comunicación, se extiende la idea de que algo no funciona, importa muy poco si funciona o no.

El asunto de la guerra de Irak, por ejemplo, es ilustrativo. Allí fueron nuestros soldados de reemplazo con Narcís Serra y con Marta Sánchez en tiempos de Felipe González. Esto no es una opínión. Es un hecho. Sin embargo está muy extendida en España la especie de que fue Aznar quien mandó allí a nuestros soldados, cuando lo cierto es que durante la segunda guerra de Irak no fue un solo soldado español por allí. Esto es así al margen de lo bien o lo mal que puedan caer Aznar o González. Pues en España, si alguien tiene la ocurrencia de sostener esto en público, no es extraño que sea tildado de nazi o de cosas por el estilo.

Más ejemplos: La única democracia de Oriente Próximo es Israel. Con todos sus defectos y con todos sus implacables dirigentes. Yo creo que la peor democracia es preferible a la mejor dictadura. Sin embargo, en España está muy extendida la idea de que hay que apoyar las teocracias árabes que sojuzgan a sus desdichados ciudadanos. Incluso entre los homosexuales, que podrían manifestarse sin problemas en Tel Aviv el día del Orgullo Gay, mientras que serían ejecutados en algún país árabe, o entre las mujeres, que son ninguneadas en buena parte del mundo musulman.

El ser humano no razona. Una buena expresión de nuestra especie es el hincha de fútbol.

ISSN: 2173-4186 © 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

.