Entre   |  Regístrese

El arte del ajedrez el blog de Amigos del ajedrez


Tamaño de texto: A | A | A

8 de agosto, 2014

Arturo Pomar Salamanca, genio español olvidado

 

¿Para quién escribes, quién te lee?


Dijo inocentemente mi esposa mientras yo intentaba por enésima vez conectarme a internet. Mi imaginación comenzó a expandirse desde la pantalla del ordenador a esa dimensión que llamamos ciberespacio, y me aterrorizó descubrir, quizás por vanidad, que mancho cuartillas en blanco con “tinta” digital y luego las envío, hacia la nada. ¿Hay algo más parecido a la desolación del náufrago, y la esperanza que se inventa cuando lanza el socorrido mensaje en la botella?

 

La respuesta llegó desde Facebook; un desconocido, al cual le había llegado el link de la publicación por esos azares de las redes sociales me preguntaba: ¿Y luego qué pasó con Arturo Pomar, está vivo aún, por qué no se habla nada de él?

 

Supe entonces que las semanas en que no pude sentarme a escribir o acceder a Internet me había alejado del compromiso que asumí con este blog, no solo para mi pesar, sino que además otros, muchos o pocos, que habían recibido la primera “botella”, esperaban el resto del mensaje. Al menos uno, con impaciencia. También me sucedió que un amigo amante del ajedrez al que le envío, a petición suya, estos trabajos antes de ser publicados, me comentó que agradecía la compilación de información y la síntesis con que lograba tratar los temas, pero que en realidad no encontraba nada que no estuviera en otros sitios de Internet. El punto final lo puso nuestro mentor y amigo, al que solo nombraré como Juan: -“ Salva, ¿Cómo han influido en ti esos jugadores, qué te han aportado? Eso es lo que queremos”.

 

Comienza la nueva temporada.

 

Al frío de la ya muy oscura tarde sale el empleado de correos; debe apresurarse para que no le cierren la librería, donde comprará lo que será su único compañero de viaje y de lucha en los próximos días. Un libro de ajedrez de solo quince pesetas.

 

Quizás le sirva al menos de amuleto.

 

Siempre le dicen que no estudia demasiado. Él sonríe y calla. No ha tenido tiempo para prepararse. No ha podido contratar a un ayudante , mucho menos a un entrenador. No ha

 

Recibido apoyo de autoridad alguna. Por suerte, un compañero funcionario le sustituirá en su ausencia, si no, no podría hacer este importante viaje. Ha soñado con esto mucho tiempo, ha luchado por estar ahí. Y está, sigue en la brecha, en el camino hacia lo más grande. Este es un paso duro, sabe que sus contrincantes se han preparado a conciencia, sabe que son muy fuertes jugadores, de los mejores del mundo.

 

Que van con sus entrenadores, con sus equipos y que algunos tienen países enteros, potencias enteras detrás. Él va solo, casi nadie lo sabe. Salvo su familia y algunos amigos. El gobierno de su país no se ha querido dar por enterado aunque representará a su bandera. Pero no importa. Él ha hecho lo que le corresponde como hombre de bien, trabajar para mantener a su familia, que es lo primero, y ahora que toca batallar va. Solo, con su libro de quince pesetas, con su talento.

 

Es Arturo Pomar Salamanca y muy pronto partirá hacia Estocolmo para participar en el Torneo Interzonal de 1962, evento para el que solo se  clasifican unos pocos cada año. De aquí saldrán los mejores ubicados al final del torneo para los matches de candidatos.

 

Es una lucha en la que sólo quedará uno para enfrentarse al campeón del mundo de Ajedrez, con el título en juego.

 

Desde el 23 de enero y hasta el 6 de marzo compite. Juega veintidós rondas, derrota a siete contrincantes incluidos E. Gueller y D. Yanofsky. Hace tablas con Robert Fischer (ganador del torneo), L. Portisch, P. Benko, S. Gligoric y L. Stein entre otros. Pierde solo cinco partidas, tres de ellas en las últimas seis rondas (ya estaba muy agotado) y de estas, una con T. Petrosian (que al otro año se convertirá en campeón del mundo) y V. Korchnoi (quién más tarde retó al campeón A. Kárpov). Queda en el onceavo puesto de veintitrés participantes, logra doce puntos. Sin preparación, sin entrenador, sin equipo, sin su país detrás. Sólo con su libro de quince pesetas.

 

Me duele que no haya podido explotar todo su talento, quizás tan grande como el del propio Fischer. Me duele que sean ciertas las palabras que, dicen, le profirió “Bobby” después de aquella memorable partida que no pudo ganarla, aún con ventaja de Alfil y dos peones contra caballo y peón: “Pobre cartero, tanto talento y volverá a su país a pegar sellos”.

 

Me duele que a pesar de todos sus éxitos anteriores y posteriores no tenga presencia y reconocimiento en España y en todo el mundo del ajedrez como uno de los grandes. Me duele no poder contestar al amigo que me preguntó por su destino. La última noticia de hace ya varios años, es que estaba muy enfermo de la mente. Parece que aún vive, pues no he podido encontrar noticia que confirme lo contrario.


Yo lo descubrí vivo y lúcido en sus libros. Búsquenlos y aprenderán. No tengan fe ciega en los cuarenta y tres preceptos que comparte con nosotros para que juguemos bien al ajedrez, pero no los dejen de tener en cuenta.

 

Disfruten descubriendo ideas para enfrentar los finales de partida.

 

Háganse jugadores difíciles de vencer siguiendo los consejos y métodos de ese enorme ajedrecista, el primer Gran Maestro español Arturo Pomar Salamanca.

 

Fischer vs Pomar Salamanca

Stockholm 1962. Sicilian.

Nimzovitch- Rubinstein variation (B29) ½ ½

 

1. e4 c5             2. Cf3 Cf6!

3. Cc3 d5          4. Ab5+Ad7

5. e5 d4!           6. exf6 dxc3

7. fxg7 cxd2+   8. Dxd2 Axg7

9. Dg5 Af6       10. Axd7+ Cxd7

11. Dh5 Da5 +    12. Cd2 Da6

13. Ce4 0-0-0     14. De2 De6

15. Cxf6 Dxe2+  16. Rxe2 Cf6

17. Ae3 b6          18. Ta1 TxT

19. TxT Td8        20. TxT RxTd8

21. Rf3 Rd7        22. Rf4 Cg8

23. c4 f6              24. Re4 e6

25. Ad2 Ce7       26. Ac3 Cg8

27. g4 Re7          28. f4 h6

29. f5 exf5+       30. gxf5 gxf5

31. Ad2 Rd7      32. a4 Ce7

33. Ac3 Cg8      34. Rf4 Re7

35. b4! Cxb4     36. Axb4+ Rd7

37. Af8 Re8      38. Ad6 Rd7

39. c5 bxc5       40. Axc5 a6

41. Re4 Rc6      42. Af8 Rd7

43. h3 Re8        44. Ac5 Rd7

45. Ad4 Rd6     46. Ab2 Rc6

47. Ac3 Rd6     48. Ab4+ Rd7

49. a5 Ch6        50. Ac3 Cg8

51. Ab4 Ch6     52. Ac3 Cg8

53. Rd5 Ce7+     54. Rc5!? Cxf5

55. Axf6 Re6!    56. Ag5 Cd6

57. Rb6 Rd5       58. Rxa6 Rc6

59. Ad2 Ce4      60. Ab4 Cf6!

61. Ra7 Cd7!     62. a6 Rc7

63. Aa5+ Rc6    64. Ae1 Cc5

65. Af2 Cd7      66. Ah4 Cc5

67. Ae7 Cd7      68. Aa3 Rc7

69. Ab2 Rc6      70. Ad4 Rc7

71. Ag7 Rc6      72. Aa1 Cc5

73. Ad4 Cd7     74. Ae3 Rc7

75. Af4+ Rc6    76. Ra8 Rb6

77. a7 Rc6         Tablas

 

 

                                                        Salvador Palomino

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

.