Entre   |  Regístrese

Esto es lo que hay el blog de María Fernanda Ampuero


Tamaño de texto: A | A | A

29 de mayo, 2013

Maldita página 121

 

Llegó a la página 121 de A la puta calle de Cristina Fallarás y ya no puedo leer.

 

Mira que el libro –un libro que aúlla, que se arranca mechones de pelo- está lleno de dolor: tener un currículo impresionante y vivir en Europa y no encontrar trabajo y ser pobre y estar a punto de ser desahuciada. Y mira que habla de que sus dos hijos pequeños, que repiten plato de arroz todos los días, no entienden por qué ya no van a tener casa. Mira que habla de todo lo que hemos perdido todos y sus palabras –estrellas ninjas- vuelan hacia ti. Sigo leyendo. La mandíbula apretada, la respiración honda, sintiendo el miedo crecer como un vertido tóxico: sigo leyendo.  

 

Pero no puedo pasar de la página 121.

 

Yo, que he sido fuerte todo este tiempo porque soy latinoamericana, carajo, y porque nosotros llevamos en crisis desde 1492 y mi familia pasó dos temporadas de economía durísima durante mi infancia y en la primera Navidad de esas dos crisis me regalaron un champú y en la segunda un cuaderno a rayas. Y mi papá, que tuvo mucho y lo perdió y lo ganó de nuevo y lo volvió a perder, siempre nos dijo: "nunca den por sentado nada"

 

Yo, digo, que he intentado que no mandar más malrollo a la atmósfera porque ya bastante agobiante es y he procurado asegurar que me va bien, sí, benditas revistas latinoamericanas que me encargan cosas, bendito el amigo que me consiguió esas clases de español durante unos meses, y nunca, nunca, nunca, decir a nadie lo difícil que es tener 37 años, la edad ya no sólo de trabajar, sino de ascender, de ganar mejor, de tomar decisiones, y no tener trabajo ni esperanza de conseguir uno. La edad, también, de decidirse por fin a tener un hijo.  

 

Maldita página 121 de Fallarás.

 

Yo no había llorado esta crisis. No, ni por todos los amigos, extranjeros y españoles, que abandonan el barco todos los días y nos dejan preguntándonos «¿y nosotros, cuánto tiempo más aguantaremos?». Ni por toda la gente a la que he entrevistado y me ha contado su pesadilla, su deuda, su hurgar en la basura, la primera vez que se llevan a los hijos a un comedor de caridad. Es que no lloré ni siquiera cuando me despidieron hace dos años, en medio de la crisis –con qué tonta ilusión decimos es «en medio» cuando quizás todavía es «al principio»- y ya sabía que miles de periodistas se estaban quedando en la calle y sería imposible volver a emplearse en España. No lloré ni ese día y vengo a llorar ahora.

 

Cristina escribe:

 

«En cuanto a los hijos. Si no los tiene, no creo que llegue a tenerlos».

 

Y entonces siento que me habla a mí, que ha escrito esas palabras exactamente para mí.

 

Y me derrumbo.   

 

 

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

Tu deseo de maternidad no debe ni puede estar sujeto a políticas transitorias. Es mucho mas profundo que eso. Es un sentimiento amoroso y sincero que nos pertenece. Si la decisión es por si o no , es tuya . No permitas que dominen , también sobre el, sino habrán ganado. De esta solo nos salva el nido que seamos capaces de construir con nuestros mas próximos. Sin duda tus padres con ese champú y cuaderno a rayas te han transmitido valores que hoy te hacen mas fuerte. Y no lo digo desde una posición particularmente cómoda, pero si muy amorosa.

soy periodista, madre de dos hijos de 32 y 27 años que seguramente acabaron ejerciendo su profesión fuera de España. Mis hijos han tenido una  vida sin sobresaltos y no les ha faltado de nada, pero el niño más feliz que he conocido en mi vida era saharahui, no entendia los grifos y mucho menos las bañeras, nos dejo mucho más que todo lo material que conocio con nosotros y ahora creo que estudia Medicina. Te aseguro que tener un hijo te ayuda a querer cambiar el mundo.

Un abrazo,

 

Gracias por su maravilloso comentario. Gracias de verdad.

Tal vez mi comentario no sea el mas brillante.....pero, que no quede duda de que si, el que con mas carino te llegue....  Que no sean los demas quienes te hagan elegir el tener o no, un hijo o varios, sino tu propia condicion de mujer con agallas....Los hijos son la realizacion de el amor de una pareja...que dure o que no tiene varias connotaciones.....pero ellos son los que siempre te alentaran a vivir y luchar con amor cada dia....Hemos vivido de crisis en crisis como bien anotas, pero no prives de sentir el orgullo y la satisfaccion que dia tras dia, nuestros queridos Meche  y Xavier han sentido al verlos a Uds, crecer y avanzar.....Te quiero mucho y cada vez que leo algo tuyo yo tambien me siento llena de satisfaccion y orgullo....Adelante Maria Fernanda no tengas temor de llenarte de amor si decides tener un lindo bebe!!!

ISSN: 2173-4186 © 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

.