salud

Desde el reino de los enfermos. Herirse el paladar con trozos de narcisismo

Nacho Segurado

El dolor intransferible del enfermo induce a la introspección, a la soledad radical. La enfermedad teje alrededor del paciente un inevitable espejismo de extravagancia, fruto de la frustración de no poder comunicarlo todo. Hemos asumido el materialismo, pero no para expresarnos siguiendo sus dictados

más »

© 2016 fronterad. Todos los derechos reservados.

.