pantallas

Orson Welles, el inagotable niño prodigio

Pedro García Cueto

En una ocasión y, dado su gusto por maquillarse, fingió que se había ahorcado, tras untar su rostro de blancura, para reflejar la palidez necesaria del presunto suicida, y el profesor de historia casi sufrió un infarto

más »

© 2014 fronterad. Todos los derechos reservados.

.