Poesías y otros escritos

Borís Pasternak

[Traducción de Vicente Gaos en colaboración con Pavao Tijan]

 

 

SER CELEBRE NO ES NADA HERMOSO

Ser célebre no es nada hermoso.
Lo que eleva al hombre no es eso.
No se trata de conquistar distinciones.
No se trata de temblar sobre manuscritos.

El fin de la Creación es el don de uno mismo,
no son el ruido ni el éxito.
Es deshonroso, cuando no vale gran cosa,
Querer ser siempre una leyenda.

Hay que vivir sin usurpación,
vivir de tal modo que al fin
se conquiste el amor de las gentes
y  se escuche la llamada del porvenir.

Hay que dejar, ciertamente, blancos,
mas no en el papel, sino en el destino
personal, señalar los márgenes
con los cruces y capítulos de la vida.

Hay que abandonarse al olvido,
ocultar los pasos en él,
como se oculta el paisaje en la bruma
cuando, de pronto, ya no se ve nada.

Otros sguirán tu huella, viva, otros
andarán tu camino paso tras paso.
Pero entre la derrota y el triunfo
no eres tú quien distinguirás.

No, no hagas el menor gesto
para renegar de tu propio rostro.
Tu deber es seguir vivo,vivo,
seguir solamente vivo hasta el fin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL DON POÉTICO

Deja que las palabras caigan de ti,
cual de un jardín la piel de limón y el ámbar :
con distracción y con riqueza,
apenas, tan sólo apenas.

MI HERMANA LA VIDA

Mi hermana la vida también hoy colmada
se ha deshecho en lluvia primaveral contra todos,
pero las gentes con dijes son muy gruñonas
y pican contésmente como sierpes entre la avena.

Los ancianos tienen sus propias razones,
pero es ridículo, ridículo, que tú quieras
que en la borrasca los ojos sean césped, lilas,
y que huela a reseda húmeda el horizonte.

Que en mayo, al leer en el coche el horario
de trenes de la línea de Kamysin,
eso sea más grandioso que la Sagrada Escritura
y que los divanes negros de polvo y de tempestades.

Que apenas el freno, ladrando, encuentra
a la plácida gente de vino perdido,
miren desde los divanes si no es mi estación
y si el sol poniente comparte mi pena.

Y lloviznando por tercera vez se aleja nadando
la campanilla entre excusas :  lo siento, aquí no.
La noche abrasadora sopla tras la cortina
y hacia una estrella cae por los peldaños la estepa.

Brillando, parpadeando, pero quién sabe dónde,
duermen dulcemente, duerme la amada como un espejismo,
mientras el corazón, chapoteando en las plataformas,
esparce por la estepa las portezuelas de los vagones.

AMAR AL PROJIMO ES UNA PESADA CRUZ…

Amar al prójimo es una pesada cruz,
pero tú eres hermosa sin complicaciones
y el secreto de tu encanto es igual
a la clave del enigma de la vida.

En primavera se oyen susurrar los sueños
y el rumor de lo nuevo y seguro.
Tú eres de la estirpede tales principios.
Como el aire eres desinteresada.

Es fácil despertarse y ver claro,
barrer del corazón la mugre verbal,
y vivir sin causar ya obstrucción.
Todo es cuestión de un poco de astucia.

-1931-

POR AQUÍ PASO LA MISTERIOSA UÑA DEL ENIGMA…

Por aquí pasó la misteriosa uña del enigma.
Es tarde. Dormiré, antes, de releer el mundo
y comprenderlo.  Pero hasta que no despierten,
nadie puede como yo tocar a la amada.

¡Cómo te conmovía! Con el cobre de mis labios
te conmovía, como una tragedia a la sala.
El beso era como el verano. Se demoraba, se demoraba.
La tempestad se desencadenaba más tarde.

Bebía como los pájaros. Sorbía hasta perder el sentido.
Las estrellas se escurrían garganta abajo,
y los ruiseñores torcían los ojos estremeciéndose,
vaciando gota a gota el firmamento nocturno.

-1917-

VIVIA CERCA DE MOSCÚ AQUEL INVIERNO…

Vivía cerca de Moscú aquel invierno
pero con viento, nieve o helada,
cada vez que era necesario
por asuntos iba a la ciudad.

Salía de casa a la hora
en que no se ve nada en la calle
y esparcía en la niebla del bosque
el chirriante rumor de mis pasos.

Ante mí, frente al paso a nivel,
en un solar se erguían los sauces,
se alzaban las constelaciones sobre el mundo
en el abismo helado de enero.

Con frecuencia, tras las últimas casas,
para adelantarme se apresuraba
el tren correo o el número cuarenta,
pero yo trotaba hacia el de las 6,25.

De repente, las astutas arrugas,
de la luz se enroscaban como tentáculos.
Los faros giraban con toda su masa
a lo largo del viaducto aturdido.

En el pegajoso calor del vagón
me abandonaba por completo
a ese acceso de debilidad natural
que mamé en la leche materna.

A través de los sucesos del pasado,
los años de pobreza y de guerra,
en mi recogimiento hallaba de nuevo
los rasgos incomparables de Rusia.

Esforzándome en acallar mi amor,
mudo de fervor, observaba
a las campesinas, a la gente de los suburbios,
a los colegiales y a los mecánicos.

No había en ellos huella alguna
del servilismo engendrado por la miseria
y con todo señorío llevaban
novedades y privaciones,

Hacinados como en una carreta,
sentados en las más diversas posturas,
los niños y los adolescentes leían
concentrados en su pasión.

Moscú nos acogía envuelto en negrura,
luego, poco a poco, se teñía de plata.
Al dejar aquella dudosa luz
salíamos del metropolitano.

Los jóvenes se apretaban contra las balaustradas
y despedían al pasar un aroma
a buen pan de miel con especias
y el fresco jabón de jazmín. 

-1941-

LAS VIOLETAS

No  ha mucho, por la senda de este bosque
como un agrimensor pasó la lluvia.
Pesa con tanto brillo, la hoja del muguete
y la flor de verbena el agua se le entró por los oídos.

Mimadas por el frío pinar, las violetas
destilan su rocío;
no les agrada el día y viven separadas
y esparcen una a una su perfume.

Cuando en las casas beben el té, ya atardecido,
la vela del mosquito se hincha con la niebla;
y la noche, con súbito rasgueo de guitarra,
reposa en las campánulas como una láctea bruma.

A violetas nocturnas entonces todo huele:
los años y  los rostros; los pensamientos. Todo
lo que pudo salvarse del pasado
y el futuro  que esconden las manos del Destino.

-1927-

Traducción de Marià Manent y Boyan Marcoff

 

 

 

 

 

 

 

Pensamientos

 

ESTÉTICA

He estimado siempre que la música de la palabra no es un fenómeno acústico y no consiste en la eufonía de las vocales y las consonantes tomadas separadamente, sino en cierta relación entre el significado de la frase y su resonancia.

Yo no trataba de obtener ese ritmo martilleante de danza o de canción, bajo cuyo efecto, casi sin la participación de las palabras, las manos y los  pies se ponen a agitarse mecánicamente. No intentaba expresar, reflejar, encarnar o representar
cosa alguna…Bien al contrario, mi preocupación constante, mi sueño constante, era que el poema contuviese en sí mismo algo, un pensamiento nuevo o un nuevo cuadro.

Otros hombres a las puertas de la muerte, Biely, Klebnikov y algunos más, se engtregaron como él (Scriabin) antes de morir a la búsqueda de nuevos medios de expresión, soñaron con una lengua nueva de la que exploraban a tientas las sílabas, las vocales, las consonantes. Nunca comprendí esas búsquedas.

Ya no reconocemos la realidad. Se nos aparece bajo una forma nueva, y esta forma, cualidad que le es inherente, distinta de lo demás. Todo, en el universo, fuera de esta cualidad,  posee un nombre. Sólo ella no lo tiene, sólo ella es nueva. Nosotros nos esforzamos por darle nombre. Así comienza la poesía.

La metáfora es la consecuencia natural del contraste entre la fugacidad del hombre y la inmensidad de las tareas que le están asignadas y que exigirían un larguísimo período de tiempo. Por eso, el hombre se ve constreñido a mirar las cosas con vista de águila y a desplegarse en iluminaciones repentinas, comprensibles al vuelo. Tal es la esencia de la poesía. La metáfora es la taquigrafía de una gran personalidad, la escritura abreviada de su espíritu.

El hombre es mudo, es la imagen la que habla. Porque es evidente que sólo la imagen puede marchar al compás de la naturaleza.

La tempestad del pincel de un Rembrandt, de un Miguel Angel, de un Ticiano, nunca es Premeditada. La sed insaciable que  les incita a pintar el universo entero no les deja tiempo de proceder de otro modo. Impresión, expresión de esa riqueza inmediata que llena el destino del Hombre y lo desborda.

A mi juicio, los descubrimientos más notables se han producido cuando el tema que llenaba y desbordaba al artista no lo dejaba tiempo de reflexionar y apresuradamente debía proferir su palabras nueva en una lengua antigua, sin haber podido dilucidar si esa lengua era nueva o vieja.

Es una especie de indiferencia por el aspecto inmediato de la verdad lo que provoca su furor. Como si es su persona la humanidad acabara de recibir una bofetada. Y la tempestad seIntroduce en el lienzo para barrer el caos artesano co el aliento regularizador de la pasión.

Cuando la plaza reservada al poeta no está vacía, es peligrosa.

Las obras más importantes, la que comprenden los temas más diversos,describen en realidad su propio nacimiento.

El instinto por medio del cual, como la golondrina, construímos el mundo, enorme nido, Aglomeración de tierra y de cielo, de muerte y de vida, y de dos tiempos, aquel del que disponemos y el que nos falta. He comprendido que su conservación se debe a la fuerza de las mallas, a la que consiste en la transparecia de la figuración de cada una de las  piezas.

La sobrecogedora inmensidad proseguiría insensiblemente su obra si no fuera por esa nueva aprehensión, esa aprehensión salvaje. ¿Qué medida común entre la timidez de la adolescencia y la vulnerabilidad de ese nuevo nacimiento? Y una vez más, como en la niñez, se percibe todo. Lámparas, mecanógrafas, puertas y chanclos, nubes, luna, nieve. ¡Terrible mundo!

El lenguaje directo del sentimiento es alegórico, y nada puede sustituirlo.

Una obra de arte no puede reflejar una sola preocupación. Debe contener muchas cosas. Los personajes de una novela –y los personajes de mi novela también-deben decir cosas verdaderas y cosas falsas.

Un hombre debe leer una decena de libros en su vida.

Las obras hablan de muchas maneras:  por los temas, las situaciones, los argumentos, los personajes. Pero hablan sobre todo por el arte que contienen. El arte de las páginas de Crimen y Castigo conmueven más que el crimen de Raskolnikov.

El arte está lleno de cosas conocidas de todos, de verdades que corren por la calle.

 

FILOSOFÍA

En la vida verdadera… todo debe ser milagro y predestinación, nada premeditado ni intencional, ningún placer personal.

Es más indispensable en la vida perder que ganar. El grano no brota, si no muere. Hay que vivir sin cansarse, mirar hacia delante y nutrirse de esas provisiones vivas que el olvido elabora no menos que el recuerdo.

La vida sobrepasa infinitamente todas las teorías que podamos formular sobre ella.

Los valores esenciales de la vida son la verdad y la belleza, y no es la autoridad humana la que puede guiarnos por este difícil camino.

El hombre ha nacido para vivir, no para prepararse a vivir.

El ruso tiene, en general, respecto a la propiedad y la posesión una actitud diferente de la de otros hombres. Los rusos se sienten como huéspedes dentro de la existencia, en la vida. Sí, eso es: nosotros los rusos concebimos la vida con más filosofía que los occidentales.

Debo estar orgulloso de mi nombre, pero debo merecerlo de verdad y no por medio de la poesía, sino con algo que cueste más trabajo, más fatiga, más tiempo.

El hombre presente en los “otros” : esto es justamente el alma  del hombre.

Una verdad notoria ha de tener una rara suerte, que tal vez o le sonríe más que una vez cada cien años, para que pueda aplicarse.

Para buscar la verdad hay que estar solo y romper con todos los que no la aman bastante.

Soy casi ateo.

 

*

 

Ediciones Guadarrama. 1959

 

 

 

 

Borís Pasternak (Moscú, 1890 - Peredélkino, 1960)
Su padre era el prestigioso pintor y profesor de pintura Leonid Pasternak, y su madre la pianista Rosa Kaufman. Estudió derecho, filosofía y música en Moscú y amplió sus estudios en Alemania, llegando a estudiar en la prestigiosa Universidad de Marburgo. En esta época decidió dedicarse a la literatura.
Además de escritor, Pasternak trabajó como traductor, transcribiendo al ruso obras de autores como Goethe, Rilke, Shakespeare o Paul Verlaine. Su obra poética está influenciada por  el futurismo, en El gemelo en las nubes (1914), Más allá de las barreras (1917) y Mi hermana la vida (1922).
El título más conocido de su producción es El doctor Zhivago (1956). Esta novela fue Rechazada en su país natal por la revista “Nuevo Mundo” y tuvo que ser publicada en Italia En 1957. Pasternak fue galardonado con el Premio Nobel en 1958. Hasta 1987 no se publicó en Rusia El doctor Zhivago.

Fotografía: Cornell Capa.

 

Vicente Gaos González-Pola (Valencia, 1919-1980)
fue un poeta y ensayista español.
OBRAS: Sobre la tierra (1945), Profecía del recuerdo (1956),  Mitos para un tiempo de incrédulos (1964), Un montón de sombra (1972), Última Thule (1980).
Entre sus obras de ensayo: La poética de Campoamor (1985). Temas y problemas de la literatura española (1960). Claves de la literatura española (1971).

 

Marià Manent i Cisa (Barcelona, 1898-1988)
fue un poeta, prosista y crítico
Literario, memorialista y traductor. Como traductor tradujo al catalán a los grandes clásicos como Yeats, Percy B. Shelley. Dylan Thomas, Willian Blaque. Emily Dickinson, Samuel Taylor Coleridge, además de poesía china y japonesa.
En castellano publicó: El velo de Maia (Diario de la guerra 1936-1939, Madrid, Trieste, º984).
La poesía Irlandesa (1952). Como nace el poema y otros ensayos y notas (1962). Palabra y poesía y otras notas escritas (1971).