perfiles

Simplemente gracias, Natalia Ginzburg

Manuela della Fontana

A pesar de su fama de déspota, con ella no se había comportado de este modo. Había llamado a su puerta temerosa como una niña llamando a la puerta de su profesora de francés. No era timidez. Tenía miedo de sentirse defraudada, como le había sucedido con otros escritores a los que había admirado de pequeña

más »

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.