Entre   |  Regístrese

El mundo no se acaba el blog de Lino González Veiguela


Tamaño de texto: A | A | A

15 de mayo, 2013

Caníbales y cristianos

 

 

“Un video muestra cuán barbárica puede ser la guerra civil en Siria.

 

Un hombre, que se dice es un conocido rebelde, abre el cuerpo de un soldado del gobierno, y saca su corazón y su hígado.

 

"Juro por Dios que comeremos sus corazones, soldados de Bachar. Perros. Dios es grande", dice el hombre. “Los hérores de Baba Amr les sacaremos sus corazones para comerlos”.

 

Entonces pone el corazón del soldado en su boca y lo muerde.

 

Un grupo leal al presidente Bachar al Asad publicó el video en internet el lunes. El grupo describe las mutilaciones como “un crimen que cruza todas las líneas”.

 

Este sentimiento fue compartido por la oposición, que describió el acto como “horrendo e inhumano”.

 

“La coalición siria condena firmemente este acto, si se revela que es verdadero”, afirmó el grupo disidente en un comunicado. “La coalición sostiene que ese tipo de actos contradice la moral de los sirios, así como los valores y los principios del Ejército Siria Libre”.

 

Aunque CNN no puede verificar de forma independiente la autenticidad del video, la cadena entrevistó a un vocero de los rebeldes que confirmó el incidente y dijo que habló con el hombre que aparece en el video.

 

Tariq al Sayed, vocero de los rebeldes en el vecindario de Baba Amr de Homs, dijo que es amigo del rebelde que aparece en el video. Afirmó que el incidente ocurrió hace más de dos semanas, luego de que varios rebeldes y tropas del gobierno murieron en un enfrentamiento en el oeste de Homs”

 

                                   CNN en español, 14 de mayo

 

                                               *

 

 

“Abu Sakar, el protagonista del vídeo que muestra la mutilación del cadáver de un soldado sirio, no es simplemente un miliciano más en el largo conflicto por el control de Siria. Fue cofundador de una de las mayores milicias que conforman el Ejército Libre de Siria y hoy tiene bajo su mando una nueva brigada con la cual se ha tomado la justicia por su mano y se ha embarcado en una batalla de tintes más sectarios que revolucionarios.

 

Pocos meses después del inicio de la revuelta contra El Asad, en 2011, Sakar participó en la creación del batallón de Al Farouk, en la ciudad de Homs, uno de los focos insurgentes. Allí defendió el distrito de Bab Amro, que entre febrero y mayo de 2012 sufrió uno de los mayores asedios por parte de las tropas leales a El Asad, durante el cual quedó reducido a escombros.

 

En octubre del año pasado rompió filas con el batallón y fundó unas brigadas menores y más feroces, con el nombre de Omar al Farouk Independiente, integradas por unas 60 personas. En su particular guerra, Sakar, cuyo verdadero nombre es Khalid al Hamad, se desplazó 21 kilómetros al suroeste de Homs, a la localidad de Qusair, junto a la frontera con Líbano, un enclave crucial en el que se ha enfrentado a chiíes y a alauíes.

 

Qusair, en disputa, es crucial para ambos bandos. Para los rebeldes, conquistarla significaría tránsito ininterrumpido de armas y soldados a Damasco, al sur. Para el régimen supondría control sobre un área que une esa misma capital con la costa septentrional, donde se hallan los bastiones de la minoría alauí, a la que pertenece El Asad. A esa zona, donde Sakar campa a sus anchas, han llegado en los pasados meses milicianos enviados por el grupo armado chií Hezbolá, que controla el Gobierno de Líbano y apoya a El Asad. Sakar respondió en abril bombardeando desde el otro lado de la frontera varias localidades libanesas chiíes en el valle de Bekaa”

 

                                   El País, 14 de mayo

 

                                               *

 

 

“Como ahora es ya evidente, la única explicación que puedo encontrar para la guerra de Vietnam es que nos estamos hundiendo en los pantanos de una plaga y la matanza de gente extraña parece aliviar algo esa plaga. Si se cogiera a los enfermos de un hospital y se les diera armas y se les dejase que con ellas tirasen a los peatones desde las ventanas del hospital, puede estarse seguro de que iban a descubrirse algunas curas milagrosas. Así que el ánimo nacional tiene que prosperar gracias a la guerra del Vietnam. Durante algún tiempo. Volvamos a los pacientes del hospital. Vemos que algunos de ellos están desnudos hasta la cintura, y que gritan con entusiasmo mientras sueltan sus ráfagas de ametralladora. De nuevo en sus ojos está toda la luz del Señor. Pero no todos pueden hacer fuego a la vez y algunos de los que están a los lados tiran arriba de puro excitados, mientras otros están tan nerviosos que se ven forzados a comer algo, entonces otros zascandilean por encima de la bazofia derramada y¡zas! ahí fue el primero…, el adorable anciano que está a punto de morirse acaba de dar dentelladas a la yugular de la adorable anciana y algunos están a resbalar en la sangre. Y algunos están empezando a deslizarse como serpientes. Vaya, amigo, ¿qué será mejor, ser un asqueroso caníbal o ser un cristiano muriéndose de náusea?"

 

               Norman Mailer, ‘El argumento se ilumina ahora suavemente”  (1960-1966)

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.