Entre   |  Regístrese

Si no fuese tan puta el blog de Manuel Jabois


Tamaño de texto: A | A | A

22 de enero, 2010

Hambre

 

Acostumbro a comer dos días a la semana cerca del trabajo, seleccionando con cuidado el restaurante por el tamaño de la mesa y la disposición de la clientela, así como su estatus social o lo que quedó de él. No me gusta chirriar en ningún sitio, así que procuro mimetizarme en el ambiente, y como quiera que yo me siento a la una y cuarto, frecuento bares palilleros de pocas charlas, porque el pueblo humilde come en silencio y sabe, como yo sé, que todo está dicho desde los griegos. El silencio permite oír de lejos las voces del Telexornal, el ruido de la cuchara al caer sobre el plato cuando se acaba la sopa, que se interpreta en la barra como la campana de salida de la merluza, y los pasos rápidos de camareros de otro tiempo yendo y viniendo; esos camareros viejos que siempre me recuerdan a aquellos versos de Sabina sobre uno al que preguntaron si había estado enamorado y contestó: “Yo no, señor; yo siempre fui camarero”. En esos lugares no se come bien, o no todo lo bien que se puede comer por el mundo adelante, pero sí se come mucho y a uno no le interrumpen para preguntar si está todo al gusto, que a veces dan ganas de contestar: “Y a usted qué le importa”. Son sitios en los que cuando uno acaba de comer medio kilo de churrasco sale de repente de la cocina una anciana en mandil y zuecos para preguntar: “Filliño, ¿queres máis?”, y sin esperar respuesta trae un plato aún mayor porque no hay pecado más mortal para una abuela gallega que no dejar a un joven al borde de la embolia. Y yo no es que coma en grandes excesos, pero necesito tiempo para acabar de leer los periódicos. Estas cosas ya digo que las agradezco porque la hora de la comida es la hora más feliz de mi vida. La preparo con el orden militar con el que preparaba Camilo José Cela las siestas. Quiero decir que apago el móvil, dispongo el agua y el pan en posición de ataque, desabrocho el pantalón bajo la camisa y despliego los periódicos del día con la misma energía que Napoleón, trazando con una línea invisible las batallas diarias, apuntando en rojo las lecturas provechosas y descartando aquellas que anticipan mala digestión, y acabo sonriéndome como un bárbaro, casi pintándome la cara con salsa, mientras hago crujir con los dientes el currusco como si estuviese triturando ya los huesos del enemigo.

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

De todos los placeres solitarios ninguno es comparable a una buena comida en uno de esos lugares cuya atmósfera tan bien describes en tu artículo. Degustar en silencio un buen tazón de caldo y un plato rebosante de costillas de cerdo y patatas fritas, mientras diseccionas las noticias del diario, dejando la digestión de las noticias más graves para ahogarlas en un café con un buen chorro de aguardiente, es de esos placeres cotidianos que dan sentido a los días. Ceremonias intimas en las que las alarmas se silencian, y se detienen los relojes. Comer en buena compañía, disfrutando de una buena conversación tiene sin duda otros alicientes, pero también a todo el mundo le gusta follar y, sin embargo, no por eso dejan de disfrutar de las pajas.

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.