Entre   |  Regístrese

Otramérica el blog de Paco Gómez Nadal


Tamaño de texto: A | A | A

28 de enero, 2015

Hoy tiemblan (un poco) los poderosos

 

Es cierto que la cosa está muy amañada. Es difícil que el entramado político-financiero que nos (des) gobierna deje el poder. Suele cambiar de rostros y de siglas para que nadie cambie, suele jugar a la promesa de cambio para que se enraícen sus fortunas y su control sobre las estructuras sociales. Hans Magnus Enzensberger, el poeta y lúcido ensayista alemán, en Balada de Al Capone, nos muestra sin trampas cómo la mafia es sólo una fase del desarrollo del capitalismo, aunque yo añadiría que el capitalismo, en la etapa actual, ya sólo se puede definir como mafioso. La familia se renueva, pero los capos controlan su estructura a base de un sistema que combina miedo, clientelismo y recompensas y mediante portavoces que dan la cara en los puestos del Gobierno.

 

Si ya quedan pocas dudas de que México es un Estado mafioso o que Honduras es un narco-estado, en el fondo sus tecnologías políticas no se diferencian mucho de las utilizadas en Europa o en Estados Unidos, apenas otras estéticas pero no otra ética.

 

Sin embargo, hoy los poderosos tiemblan un poco. Los mexicanos parecen haber decidido pasar de ser víctimas a ser humanidad reclamando la verdad y la justicia sobre el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa como punta del iceberg de una realidad para la cuál solo hay un responsable final: el Estado. Los griegos, echando mano de la estética electoral,  acaban de dar una patada en el culo a los portavoces de la mafia que solían gobernarlos. El futuro es incierto, pero es el pasado lo que conocemos y en base al cuál los griegos han dado una lección desde su pírrica cuenta corriente de soberanía y autonomía. En Panamá, los electores también le dieron una lección al capo mayor –Ricardo Martinelli-, que cometió el error de gobernar por sí mismo y de convertir la presidencia en la sede de la ‘famiglia’. Lo sacaron del poder y, aunque no renovaron el parqué político, sí han empujado lo suficiente para que ahora estén entrando al hotel entre rejas los principales miembros visibles de la mafia de Martinelli.

 

Es poco lo que tiemblan, pero tiemblan. La culpa es de ellos. No se puede tensar tanto la cuerda, no se pude humillar sin límite, no se puede exprimir sin dar tiempo a respirar. La soberbia de algunos poderosos sólo se asienta en el bienestar económico de sus víctimas, pero cuando la plata falta la dignidad asoma… ¡cuidado!

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.