Responder al comentario

Cuanto más irracionales son los valores de una sociedad, más  fuertes y necesarios serán los mitos  que marcarán sus fronteras. Si se consigue adscribir a la ciudadanía a una causa que le otorgue identidad: el fútbol, la lengua, la clase, el sexo... no se preguntará cuáles son sus intereses reales. Tus semejantes se clasifican en los que están contigo,  los que están contra ti o los que no existen.

 Hay malestar, pero nos han hecho miopes para descubrir las causas. Hay malestar, pero también métodos de impedir que se canalice colectivamente; y si llega a itensidades fuertes, las violencia siempre se justificará al margen de una estructura social injusta y no cuestionable.

Pensamiento crítico en peligro de extinción, que alivio da comprobar con este artículo que todavía existe.

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.