Responder al comentario

Trece jóvenes de 16 i 17 anys, con pasaportes reglados venidos de Ghana i Gàmbia, fueron expulsados de un " centre d’acollida " de la Generalitat porque una prueba médica que mide los huesos de la mandíbula, les calculó una edad superior. Todo y que la prueba tenía un margen de error de dos años, se consideró que no eran menores de edad y no podían percibir ayuda pública. El caso llegó al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, que tomó cartas en el asunto por la posible vulneración de los derechos humanos, los ayudó la Cruz Roja, una ONG y se esperaba una resolución del Ministerio del Interior. Un tristísimo caso.

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.