Responder al comentario

Cristina estupendo artículo y sobre todo lo que para mi es mas importante: comprometido.
Si deseo recalcar que hay tres palabras claves en tu discurso, la primera de todas es: Protección. Mientras sigamos hablando de "proteger a las mujeres", la igualdd será siempre un deseo, una meta de unas pocas,que cada vez se colocá más lejos el final de la misma, porque las mujeres siempre hemos hablado de DERECHOS, no de protección; pero no estamos en el mejor momento, en donde además la segunda gran palabra AYUDA u casposa prima hermana de la protección," se han colado en políticas públicas que no nos hacen ningún favor; en ideas de buenas personas y, en discursos propagandísticos de los medios de comunicación; pero éste sí que es un tema para debatir con valentía.
el último gran invento: conciliación otra gran palabra que nos ha benificiado más bien poco, por no decir nada: conciliar ha llegado a ser la excusa moderna de rancias actitudes que confunden con la igualdad; y lo más triste de todo es, que un número importante de hombre y mujeres se los creen .Dicho esto a modo de incitación para el discurso valiente por la Igualdad, hagamos un acto de destierro de esta trilogia "a favor de las mujeres; protección, ayuda y conciliación.
Cristina si que hay una cuestión que es importante considerar.
el artículo de Chulíá, su títular, da para llenar varias páginas, pero no es necesario hacer un análisis de esta contradicción porque ésta no existe. La igualdad no es sólo asunto de mujeres, como las manifestacioes de la desigualdad no sólo las vemos en los hombres, que mejor ejemplo éste: . "Que lo escriba una mujer" es continuar alimentando uno de los tópicos que menos nos benefician en la consquista de la tan deseada igualdad; podríamos decir Cristina que este tipo de comentarios son el ejmplo de la importancia de conocer la teoría feminista, corriente de pensamiento que cuenta ya con un lugar destacado en las ciencias sociales.
si son perniciosos este tipo de discurso, no lo es menos el discurso cultural que sigue considerando responsablidad de las mujeres casi todo: la educación los hijos, la violencia, la igualdad, el mismo discurso cultural que que sostine estereotipos que se sustentan en difencias biológicas; el mismo discurso que sostien que por ser mujer no se pueden hacer o decir según que cosas; es evidente que esto no es así y, me atrevo a decir que forma parte de una de las más sutiles trampas para la igualdad.
Gracias por tu compormiso.

Responder

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.