Entre   |  Regístrese

Cosas de niños el blog de Linda Ontiveros


Tamaño de texto: A | A | A

26 de enero, 2010

Cómo escribir un blog (con un bebé en brazos)

 

9 de la mañana. Pongo un CD de U2 y me siento en mi escritorio para comenzar a escribir Cosas de niños. Ya he aseado a S, le dado un biberón y lo he puesto en el suelo junto a todos sus juguetes, muy cerca de donde estoy trabajando. Hay que vigilarlo porque ya se pone de pie y curiosea todo a su alrededor. 

 

Mientras escribo, S juega con su “correpasillos andarín” una especie de andador que con botones luminosos y que tiene un repertorio de canciones estridentes. Consigo hacer oídos sordos y completar el primer párrafo de mi texto. Pero pierdo de vista al niño y el silencio me alerta. Voy a buscarlo. S está en el pasillo junto a las bicis, con una mano puesta en una de las ruedas. Le encanta hacerlas girar. Lo cojo en brazos para llevarlo de vuelta cerca de sus juguetes y poder estar pendiente de sus movimientos. Enciendo el cacharro andarín, pero se queda pegada la canción. Lo apago y lo enciendo y pasa lo mismo. S se carcajea, vuelvo a intentarlo pero ahora no funciona. Desisto de hacer funcionar el juguete torturador de padres, cuando veo a S jugando con un avión que recibió por Reyes. 

 

Regreso a mi escritorio, pero ya no sé ni lo que quería escribir. Cuando logro retomar el hilo, S se dirige a la mesita de la sala y se pone de pie apoyándose en ella para bailar al ritmo de la canción Babyface de U2. Vuelvo a mi texto y logro cerrar el segundo párrafo. La canción termina y también el interés de S por seguir apoyado en la mesa. El niño gatea hacia el sofá, se pone de pie y coge una bufanda de M, la chupa. Da media vuelta y pierde el equilibrio. Se cae y llora. Me acerco sin mostrarme nerviosa para que él no se asuste más de lo que ya está y lo cojo en brazos. Se acomoda en mi hombro y se frota los ojos. Tiene sueño. Lo siento en su silla mecedora y le acerco su mantita. Sentada frente al ordenador voy meciendo la silla con mi pie derecho mientras reviso mi correo electrónico y contesto algunos mails de trabajo. S va cerrando poco a poco los ojos. 

 

Con S dormido, puedo hacer unas llamadas pendientes y reclamar a Tele 2 para que me arreglen el teléfono (desde que lo instalaron no recibo llamadas). Intento avanzar un poco más en el blog. S se despierta. Lo saco de su silla y me siento a jugar con él. Cuando logro que se entretenga vuelvo frente al ordenador. Tras unos dos minutos, S gatea hacia el mueble de la sala. Intenta abrir una de las puertas hasta que lo consigue. Es todo un descubrimiento para él. La abre y cierra todo lo rápido que puede. Sin quitar los ojos de la pantalla, hago un repaso mental de las cosas que puede haber dentro del mueble por si pudiera hacerse daño con alguna de ellas. Pero S no está interesado en sacar nada, no por ahora. Lo dejo jugar un rato. 

 

Con un ojo en S y otro en el ordenador, recuerdo que tengo que enviar un texto a un cliente. Lo hago en cuanto termino el tercer párrafo. Llamo al cliente para decirle que ya lo tiene. Cuando cuelgo, S se ha aburrido de la puerta y está centrado en lo que hay dentro del mueble. Saca los manteles y una salsera de plata. La mira, luego la chupa y después la golpea contra el piso. Le digo que no lo haga. S responde con una sonrisa y sigue abollando la pieza regalo de mi suegra. Me levanto para quitársela. S me ignora y vuelve a la zona del salón en donde están sus juguetes: por todas partes. 

 

S abandona sus juguetes y abraza mi pierna. Miro el reloj. Son las 12:30. Es la hora de la comida. Cojo a S y me voy a la cocina para descongelar su papilla. S come con ansia y tras la última cucharada empieza a frotarse los ojos. Quiere hacer su siesta, pero esta vez se resiste a que lo ponga en su sillita. Tras varios intentos, desisto. Me quedo con él en brazos y enciendo la radio. Pongo un CD de Louis Armstrong. Pruebo con Mame. Bailo y S se relaja.  Antes de que termine la canción ya está dormido. Lo llevo a su cuna. Vuelvo al escritorio y termino mi blog.

 

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

Gracias por vuestras palabras.

Multi-tasking mother!

Me encanta tu forma de llevar tu vida, doy clases a mamas primerizas y me inspiro mucho en tus experiencias, muchas veces tu blog es el punto de partida de nuestras charlas, 

Una colega colombiana me comenta este post diciéndome: «Qué ternura. A mí me tocó lo mismo, sin blog, con DOS bebes en brazos y una en la barriga, una cátedra en la universidad, trabajos en dos periódicos y cuatro revistas, y un programa radial. Eso es, simplemente, ser mujer. (Y añado: oyendo a U2... todo el tiempo. Bono, cantante de U2, es mi marido secreto)».

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.