Cómo Nicaragua está capacitando a sus jueces para evitar la discriminación de las mujeres

Radio de la ONU en español

Tamaño de texto: A | A | A

 

A los 16 años, Michelle Zeledón se quedó embarazada. Su padre no se tomó bien la noticia.

 

"A raíz del embarazo, él me dijo, 'yo no te voy a estar pasando. Que te mantenga el que te lo puso'. Así me decía a mí. Entonces, sinceramente me sentí mal, porque los padres están para apoyar a los hijos", explica la joven.

 

El padre de Michelle llevó el caso ante los tribunales de Estelí, en el norte de Nicaragua.

 

Yorlin Matamoro, la jueza de distrito que se encargó del caso, había recibido recientemente una formación sobre la importancia de juzgar con "perspectiva de género", es decir, teniendo en cuenta aquellas diferencias que afectan a las mujeres y que a menudo las ponen en una situación de desigualdad ante la justicia con respecto a los hombres.

 

"Me di la tarea de leer bien la normativa con respecto a los derechos de los grupos en condiciones de vulnerabilidad, así como también todos los instrumentos que nos permiten dar un análisis en nuestras sentencias para ir disminuyendo la discriminación hacia las mujeres, y en este caso, por la condición de madre se quería limitar un derecho", explicó la juez Matamoro.

 

Matamoro ordenó que el padre de Michelle siga proporcionando la pensión alimenticia hasta que la joven termine sus estudios universitarios.

 

"No podemos limitarle el derecho a que ella obtenga un pleno desarrollo," subrayó la juez. "Y para lograr esa meta ella debe contar con el apoyo de ambos progenitores".

 

Yorlin Matamoro es parte de un poco más de 100 jueces, magistrados y asesores del poder judicial de Nicaragua graduados del magíster en "Derecho y Desarrollo Humano desde la Perspectiva de Género en el Derecho Civil", apoyado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

 

Alba Luz Ramos Vanegas, presidenta de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, cuenta por qué decidieron que era necesario iniciar esa capacitación. "Existe un machismo bien profundo no solo en los jueces, sino también en las juezas, porque somos producto de una cultura", explicó.

 

La perspectiva de igualdad de género es una política de Estado en Nicaragua, y las autoridades judiciales decidieron comenzar con los jueces a la hora de profundizar sus conocimientos sobre los derechos de las mujeres. "En vez de tratarlas como iguales, teniendo en cuenta sus diferencias, se las trata en condiciones de desigualdad frente a los hombres", añadió Ramos.

 

Una muestra de esta discriminación de género es dejar de proporcionar la pensión alimenticia, sobre todo a las mujeres más jóvenes. "Es una de las formas más frecuentes de violencia que estamos viendo", explica Ramos, cuando la ley exige que debe proporcionarse hasta los 18 años, o bien hasta los 21 si la joven está estudiando.

 

La sentencia de la juez Matamoro en el caso de Michelle Zeledón obtuvo el segundo lugar en el II Concurso de Sentencias con Perspectiva de Género, promovido por la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua.

 

"Después del magíster puedo entender que esas circunstancias muy particulares de las mujeres, si no se las reconocemos, entonces ¿quién se las va a reconocer?", reflexionó Matamoro.

 

A sus 19 años, Michelle ya cuenta con grandes responsabilidades para una persona de su edad. Además de cuidar de su hija de 4 años y estudiar en la universidad, la joven trabaja desde las 6:30 a.m. hasta 10:30 p.m. en una empresa tabacalera.

 

El embarazo adolescente es un grave problema en América Latina y el Caribe, la región del mundo con más embarazos no planeados. Nicaragua es uno de los países de la región con un mayor número de jóvenes menores de 19 años embarazadas, tan solo superado por Bolivia, Honduras y Venezuela, según el último informe de UNFPA sobre el estado de la población mundial.

 

"Como adolescentes necesitamos una segunda oportunidad porque la mayoría de las que salimos embarazadas somos niñas", dijo Michelle.

 

El proceso judicial iniciado por su padre sumió a Michelle en la depresión: "Pero yo dije, por mi hija voy a salir adelante, no voy a retroceder, yo decidí seguir estudiando".

 

Ahora está ya terminando el último año de sus estudios en psicología clínica, algo que la ha ayudado mucho más allá de lo que se imaginaba:

 

"Todo el maltrato que vivimos crea ese odio, pero yo me iba ayudando a mí misma porque es psicología clínica, por ejemplo con las formas de duelo: aprender uno a vivir con eso".

 

 

 

Producción: Marta Martínez

Duración: 5'25"

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2018 fronterad. Todos los derechos reservados.

.