Criadas con criadillas

Alberto Ruano

Tamaño de texto: A | A | A

Escena de la obra Las criadas

Cortesía Teatro Abadía. Madrid 2010 

  

 

Las criadas, como indica su nombre, han nacido y han sido educadas, adiestradas y, en fin, criadas, para servir. Las criadas de Jean Genet son dos hermanas, criadas por su señora, a la que odian y adoran, quien las ama y desprecia. Las criadas deben su existencia a su señora. Si ella no existiese, no serían criadas de nadie, así que no serían nadie. Aún y todo, las criadas de Genet se ríen de su señora, la imitan, y la quieren matar -con Genet siempre hay alguien que quiere matar a alguien-. Las criadas de Genet se gritan, se escupen, se pegan, se magrean, se arrastran por el suelo, se desnudan, se visten, se vuelven a desnudar, se sientan, se tumban, se soban un poco más, se matan. Según el programa, Genet quiere que sus criadas se interpreten como mujeres que interpretan criadas. Así que Las criadas de la Abadía son criadas con criadillas, interpretadas por dos hombres, que interpretan a las mujeres que son las criadas, y que además interpretan a su señora.

       El trabajo de los actores es enérgico, su interpretación es flexible y capaz. Su empeño es agotador, lo que les hace a veces perder ligeramente la vocalización. La adaptación al texto de la gestualidad y la entonación es idónea, facilitando que el público pueda seguir e incluso mantener cierto interés en la trama. Alcayde y Genís se lucen sobre todo en la primera escena, la más surrealista y afilada, sin duda lo más interesante de la pieza.

       La puesta en escena, muy bien tejida por los actores, resulta interesante y se adelanta al valor de la obra. Seis mesas de tocador con sus respectivos espejos se reparten por el escenario. Delante hay una cama con un cabecero de espejo. Al fondo, dos cortinones, y en un elevado, un armario con dos hojas de espejo. La multiplicación de espejos trata de evocar los diversos planos en los que en teoría se mueve la obra. Los espejos están para reflejar la belleza de la señora y para que los limpien las criadas. El espectador se refleja en el espejo y sin querer se ve dentro de la acción. Las criadillas necesitan mirarse permanentemente al espejo para recordar permanentemente quiénes son.

       Lamentablemente, al sugerente escenario no le acompaña el pobre texto, que va cojeando por un solo plano, bastante plano por lo demás. La escenificación termina  evocando la nada, que se define como un espejo mirando otro espejo. La luz es intensa y sin matices. Trata de evitar cualquier asomo de sensibilidad o de misterio, y muestra a los personajes en todo su prosaísmo, bailando entre el mobiliario, eléctricos y furiosos, transmitiendo una tristeza enorme. El total suma un esfuerzo plausible, honesto, y al inmerecido servicio de un texto que no lo vale.

       Genet es, casi por antonomasia, el niño terrible francés, hijo abandonado de una prostituta, inclusero, homosexual, ladrón, presidiario, chapero... Demasiado tiempo en la cárcel, demasiado tiempo solo en su celda, demasiado tiempo a solas con sus resentimientos y sus justificaciones patéticas. Así claro, le dio por escribir. Con tan mala suerte que a Sartre, a quién si no, le fascinó, y decidió patrocinarle. Y tuvimos Genet hasta la náusea. Pero Genet carece de misterio, lo único que hace es escribir desde el egoísmo de un delincuente habitual. No tiene absolutamente nada que ofrecer. Sólo del altruismo puede nacer el sueño de la perfección. El egoísmo es artísticamente improductivo. De ahí poco podemos aprender: egoístas somos todos. Y un egoísta que sólo se queja y odia y patalea, menos aún nos podrá enseñar, nada más allá de sus pequeñas miserias e intrascendentes obsesiones. La injusticia y el desorden están a la vista. Ni hace falta haber pasado por la cárcel para reconocerlos, ni necesitamos a un facineroso de pensamiento insustancial y vanguardia trasnochada para que nos los enseñe.

       Por eso el drama de las criadas de Genet se desinfla en seguida. Adolecen las pobres de la grandilocuencia hueca distintiva de una parte del pensamiento posmoderno francés. Gritos desgarrados, frotamientos sexuales, muecas retorcidas, inflamados insultos. Y mucha rimbombancia decrépita. De un montaje acertado y honesto, queda el esfuerzo encomiable de un equipo entregado e inteligente. Una pena que se haya malgastado en una obra fútil. Las criadas es una cacerola reluciente, pero que suena bong cuando le das con la cuchara. Porque está vacía. No hay nada para comer. Nuestros retortijones resuenan por los jardines del precioso teatro de la Abadía.

 

Obra: Las Criadas. Autor: Jean Genet (París, 1910 - 1986). Escenario: Teatro de La Abadía, Madrid. Compañía: Producción Sala Muntaner y Bitò Produccions. Versión: Manel Dueso, Lluís Miquel Bennàssar. Dirección: Manel Dueso. Intérpretes: Isaac Alcayde, Oriol Genís, Xavier Pujolràs.

 


Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

Yo recuerdo el montaje de Nuria Espert de las criadas y coincido completamente con el autor de la crítica.  Es una obra hueca, estridente, y aburrida.  No sé si la perfección moral es la autora del Arte, se me cayó el tercer tomo de la poética de Aristóteles cuando escapaba de la Rosa, pero coincido en lo sustancial:  El señor Genet es un petardo

Estimado juez de la Corte Suprema, he leido su lapidaria sentencia sobre "el delincuente habitual Jean Genet". Sin embargo los argumentos de la misma son sobre el individuo "Genet" pero no he visto una sola palabra, que no sea adjetiva, sobre la escritura de Jean Genet. Si usted cree que Sartre le dedicó un texto fundamental solo para apadrinarlo, tiene en muy baja estima al autor del "Ser y la Nada". Acepto el apelativo que le endosa a Genet- "delincuente habitual"-,lo cual me despierta la siguiente  pregunta ¿Todos los delincuentes habituales son o pueden ser Jean Genet?

Estimado juez de la Corte Suprema, he leido su lapidaria sentencia sobre "el delincuente habitual Jean Genet". Sin embargo los argumentos de la misma son sobre el individuo "Genet" pero no he visto una sola palabra, que no sea adjetiva, sobre la escritura de Jean Genet. Si usted cree que Sartre le dedicó un texto fundamental solo para apadrinarlo, tiene en muy baja estima al autor del ser y la nada. Acepto el apelativo que le endosa a Genet- "delincuente habitual"-,lo cual me despierta la siguiente  pregunta ¿Todos los delincuentes habituales son o pueden ser Jean Genet?

Lo de "sólo del altruismo puede nacer el sueño de la perfección" me deja perplejo. ¿Hay que ser una buena persona, estar cargado de buenas intenciones para escribir una buena obra?" Si fuese así, habría que borrar de la historia de la literarura buena parte de los títulos que la componen. Sin ser ni mucho menos un entusiasta de Genet, hacer una crítica moral a sus obras me parece fuera de lugar.

"Lo único que hace es escribir desde el egoísmo de un delincuente habitual..." Otra frase desconcertatne que reduce al delincuente a una sola vertiente, como si una vez que llevas la etiqueta de delincuente no pudieses ser otra cosa; no en vano Foucault criticaba ese concepto que en lugar de centrarse en la acción, el delito, estigmatizaba y definía para siempre al que lo cometía.

 

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.