Fronterad

Imprimir

No somos nada

Por Esteban G.R. Luna

 

 

Ahora que hemos conseguido que desaparezcan ocho de cada diez de los animales salvajes y más de la mitad de las plantas que existían cuando aparecieron nuestras primeras civilizaciones, ahora que hemos demostrado nuestro dominio de los mares eliminando el 80% de los mamíferos marinos y el 15% de los peces, ahora que podemos enorgullecernos de que el 70% de las aves del planeta y el 60% de los mamíferos se críen en granjas, ahora que hemos conseguido vivir en un verano casi eterno, ahora, ya metidos de lleno en pleno Antropoceno, esta nueva época en la que vivimos, creada y bautizada por y para la gloria del ser humano, en esta grandiosa era de la sublimación del individuo (en su acepción más física, me temo, si sigue haciendo este calor), elevados ya a la categoría de plaga bíblica, sirva este apunte como una pequeña cura de humildad.

 

La revista científica PNAS publicaba el pasado mayo un estudio que, en base a estimaciones globales sobre la cantidad de carbono presente en todos los organismos existentes en el planeta, lo que denominamos la biomasa, estima que aunque los humanos pronto llegaremos a los 8.000 millones de personas, suponemos apenas el 0,01% de toda la biomasa terrestre.

 

En una entrevista tras la publicación del artículo, uno de los autores del estudio, todos del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, deseaba que su trabajo llegue a mostrar a la gente una perspectiva sobre “el papel tan dominante que la humanidad juega ahora en el planeta”.

 

Yo mas bien creo que, en realidad, no somos nada.

© 2013 Fronterad. Todos los derechos reservados.