reportaje

Montezuma. Una pareja de escandinavos se fuga al trópico costarricense en busca del paraíso

Alejandro Ipiña

Olof y Karen Wessberg no estaban pensando en el turismo cuando empezaron su lucha por conservar los bosques vírgenes. Es más, no les gustaban los turistas lo mas mínimo, y eso que al principio veían a uno de ciento en viento. Ellos sólo pensaban en salvar el bosque y la vida animal que se albergaba en ellos. Pero los incipientes grupos de ambientalistas que pululaban alrededor de la administración en San José, sí pensaban en el turismo. La muerte de Olof en Corcovado fue un gran acicate para llevar adelante esa apuesta. Parece que acertaron en el 2016 se acercaron tres millones de extranjeros atraídos por el mensaje “verde” que vende Costa Rica

más »

© 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.