101 cuentos 031 Cenar lentejas

0
29

– Maestro – le dijo un día Sergei, mientras esperaban a que el peregrino que venía a visitarlo se asease y tomase una túnica que le habían prestado los monjes de la hospedería -, ¡qué suerte tenemos con las dádivas de los devotos! Así, la comunidad puede dedicarse a la oración.

– Mira, rana de las charcas – le respondió el anciano sin dejar de tejer una alfombra de hermosos colores -, si cada uno comiera sólo de lo que producen sus manos y lo compartiera con los que no pueden trabajar, otro gallo cantaría.
– Ya sé, Maestro, que esa era la norma cuando tú fundaste este monasterio, pero los tiempos han cambiado y ahora son muchos los jóvenes que vienen a formarse.
– Yo no fundé ningún monasterio, Sergei. Jamás me hubiera atrevido. Acepté que algunas personas me acompañasen en la meditación de la tarde y en el servicio a los más pobres, como nos enseñó el Buda. Así había sido la práctica de los Maestros del Tao. Y esa fue la práctica de los que acompañaban al Rabí de Nazareth, en vida.
– ¿Fueron sus seguidores los que complicaron las cosas? – aventuró Sergei.
– No, las cosas se complican solas, si se lo permitimos.
– ¿Por eso, le pediste al nuevo Abad, cuando “se complicaron las cosas”, que te permitiera vivir en esta cabaña junto al río?
– Por eso, y porque ya no tenía edad para seguir el ejemplo de los verdaderos Maestros e irme a vagabundear por los caminos o a poner un puesto en el mercado. Mi vida es un muestrario de defectos, Sergei.
– ¿Pero no es bueno permitir que los demás hagan el bien y “dejarnos querer”, como tú dices?
– Hay algo todavía más grande que hacer el bien, potro de las estepas.
– ¡No es posible!
– ¡Hacer que lo hagan los demás y nosotros pasar desapercibidos! Escucha esta historia de los bárbaros del lejano oeste: “Estaba Diógenes, el filósofo, comiéndose unas sencillas lentejas con ajito, cuando lo visitó el filósofo Aristipo – que vivía en la corte adulando al rey -, y le dijo: “Si aprendieras a hacerte agradable al Rey no tendrías que cenar estas insípidas lentejas”. “¡Y si tú hubieras aprendido a prepararte tus lentejas no tendrías que poner tu boca donde termina la espalda del rey!” – le respondió con la boca llena el filósofo contestatario. ¡Vuelve a por otra, Sergei!

Prof. José Carlos Gª Fajardo

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorHumanos sin rostro
Artículo siguiente101 cuentos del camino. 031 Rico en tiempo
José Carlos García Fajardo
Seis hijos y doce nietos. Doctor en Derecho. Licenciado en Filosofía y Teología. Premio Nacional Fin de Carrera de Periodismo. Filosofía y Literatura en la Universidad de París y Relaciones Públicas en Oxford. Autor de Comunicación de Masas y Pensamiento Político (1984), Encenderé un fuego para ti. Viaje al corazón de los pueblos de África (1999), Marrakech: una huida (2001), Manual del voluntariado (2004), entre otros. Fundador de la ONG "Solidarios para el Desarrollo".

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí