#5cosas por las que ha merecido la pena estar vivo esta semana (31)

0
147

 

1.

El pop cosmopolista, dinámico y veraniego de “Fent amics”, el primer single del disco de Renaldo & Clara Els afores (Bankrobber, 2017). El videclip es obra de Alex Sardà y está producido por Nanouk Films.

 

 

2.

 

Ilustración de Fernando Vicente © para el libro Drácula (Reino de Cordelia)

El primer relato de César Aira, que se titula “Drácula en su dracumóvil, Frankestein a pie”y fue publicado en 1968 en la revista El Cielo.

Comienza así:

“Pasé la tarde con Andrómaca. Tomamos un par de drinks en el club y salimos a probar mi auto nuevo y asustar a los peatones-muñeca en el hermoso atardecer, hora de equilibrio. El cielo estaba azul sólo hasta la mitad. El aire provocó un repentino stop del presente, y los yo-mismo se calmaron y dejaron de crecer un rato. Más de uno me había desconocido esta vez, porque yo había vuelto más pálido y con el pelo muy largo. Pronto nos alejamos del pueblo y empezamos a circular entre árboles-nubes y ojos-de-ladrones. Mi Andrómaca empezó a tener miedo.”

 

Pueden leerlo íntegro en la revista chilena Oropel, que lo acaba de recuperar. Aquí.

 

3.

Este vídeo donde se puede escuchar la pista de batería aislada de Keith Moon de cuando la grabación de “Who are you”. Las imágenes del vídeo no pertenecen a la grabación, sino a la peli The Kids Are Alright (1978).

Fíjense bien porque se escucha al bueno de Keith con sus ya peculiares alaridos.

 

4.

 

El manifiesto para una reconquista atencional, de David Cerdá García. Publicado originalmente en la revista Disidentia. Aquí.

Les comparto sus propuestas:

  • Limitar a dos las redes sociales en las que estamos: la que profesionalmente necesitemos y la que personalmente escojamos, restringiendo drásticamente el tiempo que invertimos.
  • Silenciar y oscurecer nuestros dispositivos móviles para que el jueguecito dopamínico de los Likes no entrecorte nuestras reflexiones e interacciones reales. Menos compartir en la Red, más dialogar a la distancia de una mirada.
  • En nuestros momentos de ocio, cinco minutos o cincuenta, aparcar los dispositivos móviles y tomar un libro de calidad, para pensar, sentir e imaginar hondo y largo.
  • No compartir vía guasap vídeos ni imágenes salvo en el excepcional caso en que supongan una aportación de belleza (a la información muy raramente contribuyen), evitando cuidadosamente los contenidos políticos. Negarse, por principio, a que se nos incluya en un grupo.
  • Leer artículos de fondo exactamente del mismo modo en que lo haríamos con una tradicional revista o periódico: escogiendo visiones ricas y contrapuestas, descartando a los partisanos.
  • Privilegiar las comunicaciones cifradas de punto a punto y las aplicaciones con gestión encriptada de la información (desde ya).
  • Ni sueñen los fabricantes de frigoríficos que vamos a embutir nuestras heladeras con el «internet de las cosas» (IoT). Ciao domótica conectada a las redes, ciao Cortana, ciao Siri, ciao
  • Apartar cuidadosamente los dispositivos móviles de nuestros «rituales amorosos». Una familia, una pareja o unos amigos que, sin mediar gadgets, conversan, es gente libre que no está consumiendo o prestando atención a los políticos y otros pastores. Hagamos tendencia de esto tan anticomercial y aparentemente inadmisible.

Es hora de combatir el draconiano quid pro quo que los negocios de la desatención y la minería de nuestros datos nos han colado. El verano es un gran momento para replantear nuestra relación con la tecnología, un tiempo ideal para las desintoxicaciones.

 

5.

 

 

La obra de la artista sudafricana Marlene Dumas (Ciudad del Cabo, 1953), en particular esta pintura de 2003 titulada “Measuring your own grave”.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí