60 caracteres y 9 espacios

0
364

 

 

 

Los enemigos del alma son tres: urbanismo, nacionalismo y publicidad.