911

2
295

 

Acabo de ver un tiroteo desde mi ventana. Sí, en la intersección de Underhill y St. Johns Place. Dos hombres negros, sí. Estaba trabajando, en unas fotos que hice en el Congo. Unas fotos que me recuerdan que no fue un sueño, ni una pesadilla. Entiendo. Allí no escuché un tiro, aunque observé las muchas miserias que traen consigo. Sí, entiendo, un hombre negro con una chaqueta azul eléctrico. ¿Chaqueta azul eléctrico? Sí, una chaqueta azul eléctrico de un equipo deportivo que no sé identificar. Espere. Se fue caminando por St. Johns en dirección a Franklin. Se metió en un edificio. No, no sé el número. En el lado derecho de la calle. Acaba de llegar el primer coche de policía. El segundo. ¿Mi número? Siete uno ocho trescientos, tres cuatro, nueve nueve. Vivo en el apartamento tres. Sí, de nada.

 

#1 Policía uniformado

 

Estaba trabajando en mi casa. Escuché el primer disparo y me asomé a la ventana. Nunca antes había oído un tiro. Me pareció extraño, fuegos artificiales o una rueda reventada. Me asomé rápido y vi toda la escena. Dando vueltas a una furgoneta, con un hombre dentro, aterrorizado, que se fue en cuanto pudo. El hombre de la chaqueta azul eléctrico gritaba “no vuelvas a jugar conmigo, la próxima vez te mato”. Sí. No, sólo ellos. Entonces, cuando lo alcanzó, disparó al suelo. Dos disparos, el segundo al suelo. Justo aquí, al lado de este árbol. La gente huía. El chico llevaba una chaqueta de camuflaje. Parecía herido en la mano, no paraba de mirársela, de sostenerla. No, no sé dónde ha ido. Estaba dando vueltas por aquí hasta que llegaron los coches.

 

#2 Policía de paisano

 

Lo he visto todo. Se lo he explicado a otro oficial. Sí, pues estaba trabajando en mi habitación. La segunda ventana a la izquierda. Justo en esa esquina, encima del St. Johns Marketplace. Le decía “a la próxima te mato, te mato”. No salió corriendo, caminó y se metió en aquel edificio de ahí. Sí, chaqueta azul eléctrico y chaqueta de camuflaje. La mano. No vi sangre, sólo que se la miraba todo el rato. No podría identificarlos. No muy grandes, negros, de unos veinte, treinta, no sé. ¿Sabes? Este es un lugar seguro, no te preocupes. Antes, en los 90, teníamos 100 homicidios al año. Ahora sólo 12, el año pasado sólo 12. ¿12? Sí, no sabes lo que era esto. Ahora venimos rápido. ¿Camuflaje? Sí, una chaqueta larga de camuflaje ¿Aquel de allí? Sí, es él. Entra en casa, que no te vea. ¡Camuflaje!, ¡camuflaje!

 

#3 Policía uniformado

 

Justo aquí. Disparó al suelo. No vi ningún fogonazo. Una pistola negra. La furgoneta estaba aparcada aquí. El hombre no parecía tener nada que ver. Huyó, bueno quiero decir que se fue rápido, en cuanto pudo. Había otra gente en la calle que salió corriendo. Sí, se metió en un edificio o en el callejón entre esos dos edificios, no sabría decirle. Sí, ya he dado mis datos. Vivo allí, en la ventana. Me pareció un reventón o fuegos artificiales.Vale, tranquilo, ya te llamamos si necesitamos algo. No puedes hacer nada más aquí.

 

#4 Vecina y testigo (por la noche, en el metro)

 

Hola, ¿qué pasó esta mañana? Nada, estaba trabajando. La próxima, te mato. Increíble. Yo me siento seguro. Sí, esto es seguro, no te preocupes. Qué frío, en España no hace tanto frío, no me acostumbro. Ah, eres español. Yo viví un tiempo en Argentina y también en Madrid, en Aravaca, con una familia. ¿Conoces? Sí. Barcelona. Cerca del aeropuerto. Ahora estudio, con una beca. The New School, sí, nadie la conoce. Está bien. Yo soy de Boston, pero trabajo aquí en un bufete. Llegué en agosto. Yo también. ¿Vas a una fiesta? Sí. Yo también. En casa de un amigo. Park Slope. Me encanta Brooklyn. En verano, el parque es una maravilla. Sí, estuve en un concierto de TV On The Radio cuando llegué en agosto. TV On The Radio. Yo he comprado entradas para Passion Pit, para este verano. Deberías escucharlos. Sí, hay muchos grupos saliendo ahora. A mí me gustan Grizzly Bear y The XX y Vampire Weekend. The XX, un chico y una chica, como electrónico y sensual. ¡Sensual! El verano es genial. Quizás me compro una bici, sí, es cómodo. Bueno, me bajo aquí. Sí. Que vaya bien la noche. Igualmente. Un placer conocerte. Ya nos veremos. Sí, ya nos veremos.

2 COMENTARIOS

  1. Que tensión desde la ventana

    Que tensión desde la ventana indiscreta! Ser testigo circunstancial de algo así debe de ser fuerte, pero como dijo el policeman, «No puedes hacer nada más aquí», me gusta el final en el Metro, con la sensación de escuchar el ruido ensordecedor que deja atrás esa escena, volviendo a lo dulce cotidiano. Me gustan estos pequeños relatos!

  2. Gracias Carmen, a ver si se
    Gracias Carmen, a ver si se mantiene la tensión… Lo dulce cotidiano, cuando llega es muy dulce.

Comments are closed.