lunes, agosto 3, 2020

Black and blue. Una nueva generación habla de ser negro en Estados Unidos

“Había una ciudad que aguardaba que la descubriera, y no iba a dejar que unos datos inconvenientes me lo impidieran. Estos delincuentes estadounidenses no son nada comparados con los de Kingston, pensé. No representan una amenaza real para mí. Lo que no me dijeron es que sería yo quien supondría una amenaza para los demás. Una noche, cuando volvía a la casa que, ocho años después de mi llegada, pensaba que me había ganado el derecho a llamar hogar, saludé con la mano a un policía que pasaba en coche. Momentos después, me hallaba empotrado contra su coche, con las manos esposadas”. La BAAM (Biblioteca AfroAmericana de Madrid) se suma con un libro a la reflexión sobre el racismo en Estados Unidos, y más allá

Cuadernos de Madrid (enero-junio de 2020), o el hilo roto del destino que nos ha convertido a todos en ermitaños

Crisis de la monarquía. ‘Os vellos non deben de namorarse’ (los viejos no deben enamorarse) es una reflexión vieja también; nos ilustra sobre cómo somos incapaces de aceptar el paso del tiempo, o no aprendemos nada de ese mismo paso, queriendo alargar miserablemente nuestros placeres, e incapaces de abdicar. Un diario prolijo impregnado de la pandemia y el encierro

Gerhard Richter, maestro del desenfoque y poeta de la contención, en el Met Breuer

Richter nunca ha sido tímido a la hora de asumir la responsabilidad de otorgar una implicación política a la imagen, como dejan claro su retrato del tío Rudi con un abrigo de las SS o sus estudios sobre los suicidios entre las filas de la banda Baader-Meinhof en octubre de 1977. Pero tampoco ha rechazado los placeres del arte. Un poeta de la contención

Con Sebald, en el hotel Oriente de Londres

El protagonista de Austerlitz se cría en un pueblo perdido de Gales junto al mar, por pura casualidad, en la casa de un pastor protestante puritano y rígido pero que intenta al menos ser humano y sabe lo que es un niño

Export Assistant Manager, Berlín 2008

Llegó el invierno y yo no tenía trabajo. El invierno sin trabajar en Berlín es difícil. Hace mucho frío. Pero no es lo peor. No te separa nada de ser un vagabundo. También la sensación de que tienes que esperar, para qué buscar, si tanta nieve...

índice

bitácoras recientes

videoteca

video

Hermann

libros y ebooks de fronterad

antología de fronterad

remembranzas

suscríbase al boletín

Print Friendly, PDF & Email