martes, febrero 18, 2020
Buscar

vivir-y-morir-en-benares - Resultados de la búsqueda

Si no estás feliz con los resultados, por favor realiza otra búsqueda

Javier Peña: “¿Qué me he propuesto? Seguir viviendo, que no es poco. Darle cada...

...mí. ¿Y qué autor/autores tenía en mente cuando decidió convertirse en escritor? Cuando quise convertirme en escritor, probablemente a Tolkien o Michael Ende. Cuando decidí escribir Infelices, sin duda a...

El Sereno de Asilah. Ir al mercado

...ahora de una existencia contingente y efímera que dura hasta morir. Y vivir hasta morir es vivir lo suficiente. Despertarnos y caer en la cuenta de que ir al mercado...

Para una arqueología del vestigio

...la vista. También permite que entre el aire. *** La imagen es la actualidad del vestigio. La frase pierde misterio si entendemos que, gracias al marco, las imágenes aparecen delimitadas....

El Sereno de Asilah Desgarro

...Entran en los bazares y en las tiendas en tromba, y lo tocan todo. No saludan. Esperan a que alguno compre algo para comprarlo ellos también en distintos colores, y...

La tumba de las sirenas

...que popularizó Hans Christian Andersen al publicar en 1836 Den lille Havfrue (La pequa sirena) perdió su cola de pez, convirtiéndose así en mujer, cuando, enamorada de un apuesto príncipe...

Mala memoria

...hacer y que no sabemos si hicimos, porque entonces somos los primeros en salarnos como principales sospechosos. Uno puede no haber pisado un juzgado en su vida, pero cuando le...

Gabriel Tortella: «La revolución burguesa fue mucho más importante que la revolución rusa»

...de piedra del parque del Retiro madrilo. Economista e historiador, doctor en Economía por Wisconsin y en derecho por la Complutense, ha ensado en Chicago, California, Harvard, Columbia, el Colegio...

¿Compasión programada o crueldad organizada?

...carne. Un buen ciudadano del primer mundo no debe tener sangre en las venas; solo perfil, currículum, circuitos de influencia y estrategias urbanas. En resumen, esa fusión de impotencia real...

El Balneario

...idea de semejante espectáculo. Después, vuelve la luz y las luciérnagas palidecen, incluso se vuelven incómodas porque se meten en todas partes, caen en los alimentos preparados para el banquete...

Aceptadnos como somos

...irrepetibles. Yo tengo derecho a estar aquí, y mi propio yo necesita satisfacerse. Precisamos escapes creadores, que tienen su propio valor, aunque no se encuentren en los mercados ni puedan...