A vueltas con la novela

0
314

Este texto pertenece a la serie Remembranzas El sereno de Assilah

Cap. 12  A vueltas con la navela

Quizás se presente, en algún momento, el tema para la novela. Hasta ahora, son meras divagaciones. No se sostiene lo de un anciano escritor que se retira a la medina de Asilah porque ha enviudado, que escribe de forma preciosista y narra lo que le va ocurriendo o lo que se le ocurre sobre la marcha. Eso puede ser un ensayo o un diario, pero no es una novela.

Podría convertir mi blog en un diario compartido con los bloggers. Ir comentando la actualidad como en un auténtico cuaderno de bitácora. Escribir en el blog sobre aquellos acontecimientos de la actualidad que más llamen mi atención, o sobre lecturas, películas o viajes. Eso ya lo hago de una u otra forma.

Pero aquí, en esta Asilah interior, tengo que desarrollar una historia con argumento y contarla con sencillez, como si estuviera hablando. Al fin y al cabo, eso quiere ser una novela, algo que le ocurre a alguien, y que uno lo va narrando en sus coordenadas/dimensiones de espacio y de tiempo.

Me gustaría que fuera una novela corta, un tema sencillo, como esas deliciosas narraciones de Benedetti, de Camus, de Hemingway y de tantos otros. No una novela río llena de personajes que se suceden y complican en el tiempo y en diferentes lugares. Ni que necesite investigar para buscar datos. Algo como Tu nombre para mi; o como Jhany, una búsqueda; o como Marrakech, una huida, con el pretexto de un viaje. En este caso de un auto exilio. (Vienen a mi mente L’ Exil et le Royaume, y otros que tanto he disfrutado, pero me parece que todavía no “actúo” como un auténtico exiliado. Todavía hay demasiadas seudo ataduras… o phantasmata.

Sé que algo voy a encontrar, que está ahí escondido en alguna parte y madurando para nacer. Sé escribir y contar historias, tengo muchas experiencias y soy capaz de fabular y de crear personajes en las más diversas situaciones.

Esto encontré escrito en julio de 2006. ¡Qué lucha! Y luego dicen que el pescado es caro.

He comentado con Mi sombra que quizás cabría abrir tres carpetas: El sereno de Asilah, que ya está, y continuar en ella la vida del sereno; otra, The pitcher & the catcher, (¿de dónde sacaría yo semejante título?) para dar suelta a todas las fantasías, aún en forma onírica, desmadrada y desbaratada, al estilo
Privada moderna, y, por fin, la tercera una forma de novela con tema, personajes y situaciones, ubicada en un lugar y que transcurra en un tiempo determinado… pero procurar que los protagonistas sean “inventados” xq la verdad es que escribo sobre la actualidad, sobre los temas de mis clases en la universidad, sobre viajes o reportajes periodísticos pero siempre ando yo por medio “interpretándolo”… y no es eso, no es eso. ¿O quizás temo… a los phantasmata de esos otros alter-egos y temo herir… o ser herido? El sereno de Asilah ya está abierto.
Voy a abrir The Pitcher & The Catcher, comenzando quizás por el episodio del butano en Padornelo y la tercera sería XXX.

Mi nuevo ayudante en estas lides con Internet y de organizar los archivos traídos a esta nueva casa y que aún están en cajas… me ha dicho que ya tiene en Internet… «miles» de carpetas con artículos desde hace 50 años, relatos, cuentos, viajes, diarios, bosquejos, una obra de teatro, ¡cartas a fraternidades!, ensayos, decenas de conferencias, apuntes … de los últimos… sesenta años. Mª José, Carlos, David, Ana, Pablo, Bea, Antonio, y algunos otros fieles y valiosos ayudantes sí que saben de eso… Y, ahora, parece que Una especie de diálogo o algo así de unas 400 páginas in folio escrito a mano por las dos caras, de hace mucho tiempo…

¡Cuántas vueltas da la cabeza… cuando ¡dispones de tiempo! (Este también podría ser un buen tema de consuelo, desahogo y sosiego para las personas mayores. Ya veremos) … Y ahora “el mayor, anciano, jubilado, ochentón… ¡soy yo!

José Carlos Gª Fajardo
Emérito U.C.M.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí