Amor a tientas / She Is My Man

0
344

I. Las orillas

Hace quince días señalé a The xx y a Bill Callahan como dos de las propuestas más interesantes de la oferta internacional. Tras el intermedio musical de la pasada semana, dedico el post de hoy a dos de los más destacados autores patrios (su origen es intrascendente, dada la vocación universal de ambos).

 

II. La corriente

El primero es mi amigo y paisano Fernando Vacas, capo del sello eureka Discos, alma de Flow, corazón de Prin’ La Lá, álter ego de Dj Vallellano y productor de éxitos tan polémicos y rotundos como el disco de debut de Russian Red. El tema estrella de su último disco, Echo en México, es esta agridulce historia de amor a ciegas cuyo clip firma Santi de Torres.


   

 

III. El río

Bigott es otro que bien fluye. Su disco de 2009, Fin, es una joya bizarra, una piedra preciosa saltando sobre las aguas de un río muy familiar.

 


 

IV. Como el agua

Estos dos tipos de estética chanante y propuestas sonoras impactantes no dudan en rendir homenaje (o en piratear, según se quiera entender) a clásicos inmarcesibles del pop español como Luis Eduardo Aute o Miguel Ríos. Ya lo habrán advertido: la melodía de Amor a tientas es un calco de Al Alba, y los arreglos de She Is My Man (título también copiado, por cierto, a Scissor Sisters) son igualitos igualitos que los de El río. Como dos gotas de agua.

¿Dos genios, dos caraduras? En cualquier caso, dos personajes impagables e imprescindibles en la escena musical nacional del siglo XXI.


Córdoba, 1967. Director de Boronía, revista de creación contemporánea. Licenciado en Sociología por la UCM, y Master de Periodismo El País . Ha colaborado en la Cadena SER, La Sexta, El País de las Tentaciones, El País Madrid, El Europeo, Ajoblanco, Diario Córdoba, El Gran Musical, Mondo Sonoro, Eureka Discos, Cosmopoética, Eutopía, Zum Creativos, etc. Fue director de la discográfica y promotora de conciertos Producciones El Hombre Tranquilo. Escribe una sección sobre música en la revista cultural Kiliedro. Ocasionalmente lee poemas y pincha discos.