Ante los vicios, ¡hay que animarnos!

2
258

Algunos vicios lingüísticos están muy arraigados; uno de los más frecuentes es utilizar mal el término irónico por influencia del inglés (mal digerido). De un documental de La 2 me sorprendió la frase: “Irónicamente, los barcos se hundirían si rompieran el hielo”. Era una mala traducción, claro; el documental, en inglés, diría “Ironically,…etc.” Ellos lo utilizan así cada vez más, aunque tampoco todo el mundo está de acuerdo, pues la ironía es algo que pone una intención humana. En este caso, lo que se debiera decir es “paradójicamente”, y también en inglés. 

 

Algunos vicios lingüísticos están muy arraigados; uno de los más frecuentes es utilizar mal el término irónico por influencia del inglés (mal digerido). De un documental de La 2 me sorprendió la frase: “Irónicamente, los barcos se hundirían si rompieran el hielo”. Era una mala traducción; el documental, en inglés, diría “Ironically,…etc.” Ellos lo utilizan así cada vez más, aunque tampoco todo el mundo está de acuerdo, pues la ironía es algo que pone una intención humana. En este caso, lo que se debiera decir es “paradójicamente”, y también en inglés.  

 

Otro muy extendido, incluso en personas cultas, es llamar “hindúes” a los ciudadanos indios, de India. No sé si es por evitar la confusión con los indios –indígenas- americanos o por desconocimiento de que el hinduismo es una religión, no precisamente la única en India.

 

Escuché otra cosa espantosa, y en boca de alguien supuestamente ilustrado que estaba en modo opinante: hipotizar, en el sentido de plantear una hipótesis. Es una invención, a mi parecer nada afortunada.

 

Se está utilizando mucho el término integrar en el sentido de formar parte de. “Integrar un equipo de fútbol femenino”, escuché hace poco, también en la radio. No sé si también es un pegoteo del inglés. Probablemente. Somos un país de negados para el inglés y en general los idiomas, pero a la que aparece volando una palabreja que no se entiende bien, ¡hale!, a por ella, y a usarla alegremente, venga o no a cuento. Así queremos dar el pego cosmopolita. Puaaf…

 

Y esto. “¡Basta ya de ideas negativas, de crisis, el que tenga una idea para poner en práctica que lo haga! ¡hay que animarnos!”. Es peor, porque al ser un anuncio –nada menos que de La Caixa- tuvo que ser revisado una y otra vez; no se trata esta vez de la inmediatez de una intervención en la radio. ¿Tan difícil es acertar a la primera y poner ¡hay que animarse!?

Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.

2 COMENTARIOS

  1. Tienes toda la razón, y nos
    Tienes toda la razón, y nos iluminas perfectamente en esta selva del idioma. Aunque lo difícil parece, con la que está cayendo, tanto animarnos como animarse.
    No sé si aceptas consultas (como aceptaba Manuel Seco), pero me he encontrado con esta frase en un artículo de Ferlosio en la nueva revista (magnífica) ‘El estado mental’: «Por ejemplo, las poses de las revistas pornográficas son por supuesto más indecentes, pero nunca llegan, ni de lejos, al retorcimiento grotesco y sinsentido de las fotografías que he designado como de ‘lanzamiento’ (a veces ‘de relanzamiento’) a las que se someten actrices, cantantes, frecuentadoras de la prensa del corazón y no sé quiénes más, si presentadoras de ropa de moda o novias de futbolistas, maguer sean solo sospechosas».
    Ese «maguer». Es un arcaísmo lingüístico traído a su lugar oportuno, ¿no crees?

    • todavía no le he metido el

      todavía no le he metido el diente al artículo de Ferlosio, la verdad es que es una revista que te despierta mucho la curiosidad (si eres curioso/a), y lo de «maguer» creo que sólo se lo he leído a él, es un ejemplar único, nada de prêt à porter, y la revista tiene ese aire también. Ya hablaremos de lo de RSF si  llego a leerlo, espero que sí, bss y gracias

Comments are closed.