Appéndices

0
383

 

App

 

 

Queridos abrigos y amigas a este lado de la Frontera, os estaréis preguntando:»¿Dónde se ha metido este chico jovial y bullicioso los últimos jueves?». Bueno, más bien es «qué se ha metido este chico» puesto que, gracias a un medicamento experimental para ralentizar el crecimiento de las uñas de los pies, dejé de ser disléxico. Es lo imprevisible de los efectos secundarios, que, secún se mire, nos parecen buenos o malos.

 

   En fin, aprovechando que empieza el buen tiempo y puedo llevar los dedos de los pies al aire, he dejado de tomar estas zapastillas experimentales y vuelvo a ser el de siempre, aunque nunca nos bañemos en el mismo río, ni en la misma semana.

 

   Otra vez con las palábrolas a vueltas he hecho un pequeño descubrimiento en el mundo de la tecnología: las app. Novedosas, singulares, geniales y completamente innecesarias, allá vamos con las últimas que me he descargado.

 

– ¿Quién no se ha extraviado alguna vez de la vigilancia de sus padres? Esto no habría ocurrido si llevaras en tu smartphone ‘De los Appeninos a los Andes’. Ideal para localizar madres que te quieren dejar atrás.

 

– Aunque pueda sonar appsurdo, aquí traemos otra maravilla high-tech: ‘Lappidación’. En la carnicería, haciendo cola en el cine o un jefe cualquiera, cuántas veces hemos deseado ejercitar la violencia. Pues bien, podemos mandar un sms con el número de piedras y que no salpique la sangre. Para una pedrada en los dientes puedes hacerlo vía bluetooth. No obstante, como dice el refrán «si no puedes con ellos, mándalos a tomar por culo», así que para los más pacíficos se ha inventado la versión ‘Appartheid'(en inglés, pero si lo prefieres en español prueba ‘Appestruz’).

 

– La evolución de la agenda personal, ahora también para Android: ‘Appollardao’. No se te volverá a olvidar el cumpleaños de tu madre ni las reuniones de trabajo.

 

– ‘Appretaos’. Descárgatela para viajar en metro. Aunque parece que con la subida que se prepara en Madrid la gente preferirá ir en bici: «monta y pedalea».

 

– Para los más golosos tenemos la versión 2.2 del ‘Apple Strudel’.

 

– Lo último para las próximas navidades, ‘Appbelén pastores’. Y podrás realizar regalos más allá del incienso, la mirra o el loro.

 

– ‘App to you’ para hacer lo que te dé la Real gana, incluso pegarte un tiro en el pie.

 

– Por último, para esos días del mes han ideado ‘Tampax’, con applicador.

 

   En Appril aguas mil, así que una buena opción es tirarse en el sofá a ver películas. ‘Appropósito de Henry’ selecciona lás suficientes para que no quieras salir de nuevo a la calle. Hay gente mala.

 

Si tuviera un título noveliario sería de suspense o de humor y si pudiera viejar me gustaría llegar a los 90 con buena salud. Mi madre siempre me regañaba por ser un optimista, no por ver el vaso medio lleno o medio vacío, sino por creer que podía beber directamente de la botella. También desde pequeño empecé a desarrollar el gusto por la música, ya que carezco de oído y tacto para tocar cualquier instrumento. Me confieso disléxico habitual, de los que van al cine a leer y devora los bocadillos de los cómics. Así que, bienavenidos a este viaje en blogo porque la realidad que nos rodea es diferente según el cristal con el que se mira, pero quizá, haciendo la vista gorda, podamos verla sin cristal. Por tanto, lo que nos queda es tomarnos la vida con mucho rumor, que la certeza absoluta nunca la vamos a tener e, iluminados por la lámpara del genio, veamos las coincidencias y las coinfusiones cotidianas. Que ustedes lo pacen bien.