Aquí te pillo, aquí te mato (Astracán)

6
295

Me acerco sigilosamente a ella. No hay nadie en la oficina, ya es de noche. Lleva sentada un buen rato concentrada en su trabajo, elaborando un informe importante, uno de esos papelajos que siempre me presenta impecables. No se percata de mi llegada. Pongo mis manos sobre sus hombros y fijo la vista en la pantalla del ordenador, en lo que escribe. Huelo su perfume, siempre discreto. Noto que se relaja, creo incluso que agradece mi presencia, esos hombros están menos tensos. Con la excusa de ver mejor lo que hace, aproximo mi cara a la pantalla, pero lo único que quiero es ponerme a su altura y disfrutar del dulce olor de su pelo. Me fijo en sus manos sobre el teclado: son perfectas; como todo en ella. La parte superior de su espalda, el conjunto formado por el cuello y sus hombros fuertes, pero femeninos, no son comparables con nada que yo haya visto y ayudan a armar un cuerpo diez. Es una tía inteligente y como profesional me da mil vueltas. Y, sin embargo, me admira y me adora. ¡Pobrecilla, cosas de la diferencia de edad! Me enderezo, me coloco detrás de ella y le acerco todo el paquete a la espalda, lo sitúo estratégicamente entre sus omóplatos, me froto bien. Se deja hacer, se recuesta sobre mí, cierra los ojos, suspira. Acaricio su barbilla, su cuello, deslizo dos dedos por su escote, meto la mano por debajo de la blusa, noto sus pezones duros bajo el sujetador, la saco y desabrocho un par de botones para despejar el camino; con un movimiento rápido de mis manos le bajo los tirantes y recoloco la camisa; necesito una huida fácil y apañada en caso de que entrara una de las viejas de la limpieza. Pero ahora sí, voy a saco a por sus tetas, las agarro bien, con firmeza y suavidad, me ensalivo las yemas de los dedos y paso a trabajarle los pezones. Su respiración se acelera, se hace más honda… sí, esos ruiditos casi imperceptibles son sus gemidos. ¡Joder, que afortunado soy! Cada vez que una mujer consiente a un hombre, cada vez que dice «sí», ese hombre es tocado por la mano de Dios. 

 

Ya he perdido el control, la agarro por el pelo y casi la levanto en volandas; la arrastro hasta un despacho, le como las tetas, le meto unos cuantos dedos de mi mano derecha en la boca para que me los chupe. Tiene un culo-pollo, culo de negra, impresionante, que azoto repetidamente y con fuerza. La obligo a girarse, las manos contra la pared como si estuviera detenida, separa las piernas, me recoloco la polla, hacia arriba, casi asoma por debajo del cinturón, embisto su culo con mi pelvis, ¡qué pena que la muy jodida traiga hoy pantalones!; si no, ya le hubiera bajado las bragas, le hubiera metido dos dedos por el coño (los de la mano izquierda) y con los de la derecha estaría masturbándola hasta que se corriera de pie. Pero no me desanimo. Le aflojo un poco el pantalón, no es muy ajustado, así que me deslizo hasta el coñito, está muy mojada, jadea, le tiemblan las piernas. La agarro otra vez por el pelo, la fuerzo a girarse y luego la obligo a arrodillarse. Ella también está descontrolada. A duras penas me desabrocha el pantalón, me agarra el rabo se lo mete en la boca, hasta la garganta, un buen trozo porque tiene una boca grande y hermosa. Le tiro del pelo, la saco de ahí: «chúpame los huevos, perra». Accede, se mete uno, luego el otro, lo intenta con los dos a la vez, no puede, me lastima un poco, no importa. «¡Métetela otra vez en la boca, puta, que me voy a correr»!

 

Ruidos. ¡Joder, la virgen puta! ¡Me cago en la trabajadora de los cojones! Acaba de entrar en la sala la vieja de la limpieza. Todavía no ha mirado para aquí, pero estamos a tiro, en este puto antro con cristales ¡Hay que joderse!

 

 

6 COMENTARIOS

  1. Simplemente delicioso. Mi

    Simplemente delicioso. Mi querido y admirado Zar, gracias por acordarse de mi petición. Espero que este «Aquí te pillo, aquí te mato» sea el comienzo de una larga serie de episodios de sexo clandestino con los que tanto nos hace disfrutar. Gracias de nuevo y un saludo

    • Yo siempre cumplo Astracán69,

      Yo siempre cumplo Astracán69, dentro de lo guarro, salido, putero y un montón de cosas más, soy un caballero. Gracias a ti. En un futuro te contaré más cosas.

  2. Buenas ¿es la sección de

    Buenas ¿es la sección de discos dedicados? Quería pedirle un ensayo sobre el Otoño que empieza (puede hacerlo en verso, la rima es fácil)

    Tengo que afearle su desconsideración hacia los profesionales del mantenimiento, ese «la vieja de la limpieza» se puede admitir como americanismo; pero en puertas de una Huelga General ¿afectará a las trabajadoras del sexo? no es admisible dentro de la sociedad de libertades que nos hemos dado

    Bueno ¿cómo quedó el informe?

    • La verdad Dr.J. el informe ya

      La verdad Dr.J. el informe ya estaba hecho, y bien hecho, antes de empezar la función. Deberías preguntarme cómo nos apañamos para salir de esa situación, ¿nos pilló o no nos pillo la «vieja de la limpieza»? Dr.J., envíame alguna poesía que rime con otoño y que no sea coño, ¡coño!

      • Aunque estoy hasta el

        Aunque estoy hasta el moño

        del cambio climático

        no es sólo un sogno

        que miro con prismático

        no quiero parecer ñoño

        ni ponerme sarcástico

        pero por San Mateo en Logroño

        Zar, lo pasas fantástico.

        • Bueno, bueno, Dr.J. un poco

          Bueno, bueno, Dr.J. un poco forzado pero vale, aunque lo tuyo tampoco es la poesía.

Comments are closed.