sábado, abril 17, 2021
Autores Publicaciones por Alfonso Vila

Alfonso Vila

Alfonso Vila
43 Publicaciones 2 COMENTARIOS
Nací en 1970 en Valencia. He vivido en Orihuela, Madrid, Bruselas, Alicante, Barcelona y Debrecen (Hungría). He escrito en muchas revistas, como: “Cuadernos del matemático”, “Hypérbole”, “Papel de Periódico”, “La Soga” , “Le Miau Noir”, “Circe”, “Kopek”, y “Jot Down” . También he ganado algunos premios, como “Miguel de Cervantes”, “Jaume Roig”, “Vila de Canals”, “Diputación de Castellón”, “Ciudad de Getafe”, “Cortes Valencianas”, “Marco Fabio Quintiliano”, “Dionisia García”, “Mariano Roldán” y “Villa de Cox”). He publicado novelas, libros de poesía, de relatos y de ensayo. También hago fotos.

Cuando tu trabajo esconde tu otro trabajo: Los trenes de Wang Fuchun

¿Cómo es que yo no he conocido hasta ahora a Wang Fuchun? Naturalmente es una pena saber que este fotógrafo está muerto, aunque cuando lo escucho hablar en uno de los documentales que he encontrado en la red, me parece tan lleno de vitalidad y con tanta pasión por su trabajo que, inmediatamente, me tengo que recordar que todo lo que hagas en esta vida tendrá el mismo final.

Fotos contadas: ¿La bandera del náufrago?

Cuando me tropiezo con esta pequeña bandera, ¿es también un símbolo del orgullo de unos ciudadanos o es un grito de alarma, una petición de ayuda, un recuerdo de que ahí vive gente, un “estamos aquí, no os olvidéis de nosotros”?

El último tren nocturno

Aparecieron las luces de los vagones de pasajeros, de esos vagones antiguos que eran largos y tenían compartimentos, donde a veces dormía la gente apelotonada en asientos o a veces podía tener una pequeña litera en un espacio muy reducido y compartido con otras personas, casi siempre desconocidos. Fue una visión muy fugaz, porque el tren pasó a toda velocidad, pero es una imagen que conservo muy bien en la memoria, porque le pregunté a mi padre dónde iba ese tren y me dijo que era el expreso nocturno a Madrid, y que él lo había tomado muchas veces. Y eso abrió un horizonte infinito en mi vida.

Algunas palabras en defensa de Pre-Textos

Siempre he pensado que la poesía no servía para nada, pero ahora resulta que la poesía da dinero, y eso es lo peor que le podía pasar, porque eso la pone en las fauces de las fieras.

Fotos contadas: la cama de mi abuelo

Si vendemos la casa, no sé qué pasará con la cama de mi abuelo. Son cosas que no se hablan, que no se hablan hasta que un día no hay más remedio que hablar. No queremos vender los muebles de mi abuelo, de mi abuelo materno. Pero no sabemos dónde los podríamos meter. Vaya donde vaya esa cama, no tendrá nunca más esas manchas de luz tan bonitas. O por lo menos a mí me parecen muy bonitas.

España en Regional: Valencia-Dénia por Alicante. El viaje imposible

Este viaje lo tenía tan fácil que no lo hice nunca. Todos los días cogía un tranvía de buena mañana en la estación de Luceros, Alicante. Mi tranvía iba a San Vicent de Raspeig, pero en la misma vía, minutos después salía otro a Benidorm. Hasta 1969 se podía ir de Valencia a Dénia en tren. Cogías un tren de vía ancha y te bajabas en Carcaixent. Ahí cambiabas de tren a uno de vía estrecha. Cruzabas las montañas hasta el mar, por el estrecho pasillo del valle de La Barraca de Aguas Vivas y salías a la llanura por Tavernes de Valldigna. Luego ya todo recto hasta Dénia, pasando por Gandia y por Oliva, entre naranjos, un recorrido muy fácil y sin ningún obstáculo geográfico.

El gran truco. Apuntes personales sobre la privatización del ferrocarril en España

La privatización del ferrocarril es una idea de la Unión Europea. Una idea que viene después, nos dicen, del éxito de la privatización del transporte aéreo. Sí, ahora hay más aviones y son más baratos. ¿Pero se puede hacer lo mismo con los trenes?

España en Regional. Capítulo vigésimo sexto. Murcia-Cartagena-Los Nietos

Ahora ya sé porque el Talgo que viene de Cartagena llega siempre tarde a Alicante. El problema está en Murcia.

España en Regional. Capítulo vigésimo quinto. Alcázar de San Juan-Jaén

Merece la pena desviarse. Y no, no hay excusas. Porque el camino es fácil. Sigue los olivos y cuando se acaben de pronto los olivos y de pronto te tropieces con una muralla de sierras altas, entonces habrás llegado a Jaén.

Fotos contadas: viaje en tren

¿Cuánto tiempo pasamos mirando la vida a través de un cristal? Escuelas, coches, trenes, aviones, oficinas, hoteles, autobuses, hospitales, bibliotecas, nuestra propia casa.