martes, diciembre 1, 2020
Moleskine 32 (Piel de topo)   el blog de Andrés Delgado
Autores Publicaciones por Andrés Delgado

Andrés Delgado

Andrés Delgado
97 Publicaciones 1 COMENTARIOS
Andrés Delgado, Medellín, (1978) Ha sido militar, ingeniero y periodista. Sus crónicas y columnas han sido publicados por diferentes medios en español. Es autor de la novela Sabotaje, Ed Planeta y la colección de crónicas Noches de estriptís, Intermedio editores.

Diario de Barcelona

El año pasado, en una pasantía del trabajo, estuve visitando las bibliotecas públicas de Barcelona y aproveché para recorrer la ciudad. En el Diario de Barcelona quedaron las crónicas de los recorridos. Están cordialmente invitados a pasar por el índice de los capítulos con enlaces a los contenidos.

Cuentos bizantinos de corte operístico

¿Por qué en algunos sectores literarios denigran de los trucos del género policial? ¿Por qué las historias que sorprenden resultan vulgares intelectualmente hablando?

La eficacia del culebrón

Es un despropósito ir de un país a otro buscando sitios novelados. Y a pesar del disparate toda la vida he deseado visita los lugares de mis autores favoritos.

Escribir es convertirse en otro

En su novela El mal de Montano, Vila-Matas dice: “Hay coincidencias y casualidades con las que te mueres de risa y hay coincidencias y casualidades con las que te mueres”. Vila-Matas la extrajo la cita de un prólogo de Justo Navarro, quien la escribió para El cuaderno rojo, un libro de Paul Auster. El prólogo de Justo Navarro se llama El cazador de coincidencias, y aparte de la nota que Vila-Matas extrajo tiene otra parte que dice: "Al escribir de ti mismo, empiezas a verte como si fueras otro, te tratas como si fueras otro: te alejas de ti mismo conforme te acercas a ti mismo".

El corazón es un animal extraño, de Martín Limón

Luego de bajar por el teleférico de Montjuic, fui a dar al mar y a la Barceloneta, y mientras caminaba por ese barrio bohemio...

El hastío de la inteligencia y los siete pecados capitales

Si en la distancia Medellín se ve manchado por el color naranjado de los adobes pelados sobre montañas verdes, Barcelona se ve beige, un amarillo muy claro o un blanco sucio.

La Barceloneta y el problema de las descripciones

Yo estaba cansado de escribir crónicas, ese género periodístico anclado en la realidad, y en cambio pretendía escribir un ensayo sobre técnicas narrativas, un ensayo que pudiera servirme en los talleres de escritura creativa de la biblioteca para ilustrar algunos asuntos técnicos, pero hacerlo de una manera que me traía ilusionado, es decir, no haciendo un listado o recetario, sino más bien aplicando el mecanismo y luego explicándolo, casi como contando un cuento y luego comentándolo.

Castillo de Montjuic y la antipatía

Siempre había sido un roquer y eso debía significar alguna cosa relacionada más con las grandes ciudades que con las montañas. ¿Qué significado tendría para mí visitar la Torre Eiffel? Quería saber lo que forjarían estas ciudades en mi ánimo, en mi sensibilidad. Así como ahora estaba recorriendo a Barcelona, así mismo tendría que recorrer París.

Librería Sempere y la empatía por el personaje

Durante el segundo día en Barcelona escribí en la libretica lo siguiente: “Ahora voy caminando por el Paseo de Gracia, en dirección del barrio Gótico y a la Parroquia Santa Ana, donde según la novela de Zafón está la Librería Sempere, uno de los lugares más representativos de la saga y una de mis visitas obligatorias”.

Aeropuerto Barcelona-El Prat. ¿Será serpiente o será paloma?

Días antes del viaje, preparando maletas y tomando notas sobre los sitios en la obra de Zafón, evité al máximo alimentar una falsa ilusión. Barcelona: ¿cómo sería la ciudad de Fermín Romero de Torres?