lunes, septiembre 23, 2019
Autores Publicaciones por Anxo Pastor

Anxo Pastor

Anxo Pastor
107 Publicaciones 0 COMENTARIOS
Responsable de La nube habitada. Lugo, 1959. Es poeta, dibujante y pintor. Dirige la galería de arte Arcana. Publicó los libros: Os poemas da secta, Arcana; O Cavalo económico y Sombra fértil. Coordinó e ilustró la hoja de poesía A Rama no aire (1998-2007). Colabora con Alberto Augusto Miranda y Aurelino Costa en los libros Pitoes das Júnias y Na Terra de Genoveva.

La nube habitada. Memoria del adentro, de Aitor Francos

"Algo hay que hacer con esa oscuridad/ de días no leídos./ Algo como quitar/ el polvo de las palabras/ o limpiar el reflejo/ de una metamorfosis.// El sol es una isla/ de libros incendiados.// Su soliloquio fija la mirada", escribe el poeta Aitor Francos (Bilbao, 1986)

La nube habitada. Mímesis, de Paula Schmidt

El río// Apacible,/ como un anciano que se evade en sus recuerdos, el Danubio.// Con cada hora que pasa se vuelve más lúgubre./ Indiferente a la misma letanía diaria del sol./ Aparecer, desaparecer.// Tal vez por humildad ignora que con la luz rojiza/ del atardecer, su agua se tersa y todo parece fluir..."

La nube habitada. Poemas de la galerna, de Gontzal Díez

“Dicen que algunos árboles sólo existen/ para saber si hay aire./ No dan frutos: su madera es blanda en exceso/ y su sombra raquítica./ No hay pájaro alguno que anide en ellos./ Son para el aire, aseguran los lugareños/ que para todo encuentran utilidad"

La nube habitada. El camino del campo, de Martin Heidegger

"Lo que siempre es idéntico sorprende y libera. La palabra que os dirige el camino del campo es ahora totalmente clara. ¿Es el agua la que habla? ¿Es el mundo? ¿Es Dios?"

La nube habitada. Prado luminoso, de Álvaro Cunqueiro

Prado luminoso Álvaro Cunqueiro LA VIGA ESMERALDINA                     Además de la viga de oro y de la viga de alquitrán -que están muy estudiadas-, hay la...

La nube habitada. Verbo oscuro, de Teixeira de Pascoaes

Verbo oscuro Teixeira de Pascoaes LA NOCHE LUSÍADA I El Sol de los Descubrimientos se puso por el poniente; atardeció el canto heroico y ardiente; mística y nebulosa canción, dispersa...

La nube habitada. Ya nadie se llamará como yo, de Agustín Fernández Mallo

"Desde que en 2013 se confirmó la existencia del bosón de Higgs,/ el vacío no es la nada, sino un lugar lleno de partículas./ Queda así la nada reservada para el lenguaje de la poesía,/ las religiones, el ámbito de lo que algunos llaman lo difuso", escribe Alejandro Fernández Mallo, nacido en La Coruña en 1967

La nube habitada. Sin ir más lejos, de Fermín Herrero

"La rojiza aspereza del adobe/ guarda la claridad hasta la entraña,/ tiene muy buena encarnadura/ para cicatrizar la sombra, las heridas./ Es propio de los jóvenes ser oscuros, con los años en cualquier/ levedad se cimienta un equilibro", escribe Hierro

La nube habitada. Campanas, de Milan Rúfus

"¡Poesía, qué fútil es aquello/ por lo que eres más que nada de nada!/ ¿A quién espantas? Se reía a hurtadillas/ el dios que mezclaba tus perfumes.// ¿Y entonces quién te teme? El poeta cantor". Son versos del poeta, ensayista, traductor y autor de libros para niños eslovaco Milan Rúfus

La nube habitada. Poemas, de Hermann Broch

"La tradición ha llegado a su fin,/ Ha dejado de ser el espejo del hombre,/ Y la mirada que contempla en los fragmentos ciegos/ Se vuelve ciega./ Quien en esta época/ No puede desprenderse de la tradición/ Está perdido". Poemas del autor de La muerte de Virgilio