domingo, mayo 31, 2020
Autores Publicaciones por Din Matamoro

Din Matamoro

Din Matamoro
39 Publicaciones 0 COMENTARIOS
Artista plástico, licenciado en Bellas Artes (Universidad Complutense. Madrid) Académico de Bellas Artes de Galicia. Última exposición, Galería TRINTA Santiago de Compostela.

El hombre disperso en la playa verde, 9

MIS LIBROS ILUSTRADOS En alguna página hay dibujos.   RELATOS SIN MIEDO Estoy muerto Siempre has tenido un sueño profundo, como si la adolescencia nunca te hubiese abandonado. A...

El hombre disperso en la playa verde, 8

MIS LIBROS ILUSTRADOS En mis libros hay dibujos.   RELATOS SIN MIEDO Un rayo certero Odón escapaba entre la penumbra de lo desordenado pisando el azar de la naturaleza...

El hombre disperso en la playa verde, 7

Tiré de la anilla de una lata de sardinillas que llevaba en una bolsa de plástico y con un trozo de pan acolchado me hice un bocadillo. Las hojas de los árboles se desperezaron y el viento apareció a mi lado trayéndome la palabra “loco”, como si alguien me lo llamase, la sentí tan cerca que me asusté.

El hombre disperso en la playa verde, 6

En el otro mundo insistía la lluvia y el viento, él seguía siendo un árbol bajo la tormenta, en el horizonte surgían relámpagos e intentaban dar grandes zancadas sin conseguirlo ya que al instante se esfumaban.

El hombre disperso en la playa verde, 5

MIS LIBROS ILUSTRADOS En cada libro que abro encuentro dibujos   RELATOS SIN MIEDO Madre no hay más que dos Ondina siempre tuvo una conexión profunda con su madre....

El hombre disperso en la playa verde, 4

Me levanté a comulgar y el insecto me siguió detrás, mucho más pesado que nunca, podía sentir su zumbido detrás de la nuca, después me acompañó hasta mi asiento, y se elevó para volar por encima de las imágenes de los santos respetando mi oración.

El hombre disperso en la playa verde, 3

Se asomó a la mirilla y observó el descansillo vacío, pero sintió que alguien respiraba. Abrió y vio las suelas de unos zapatos temblorosos a la altura de su pecho, los sostenían unas piernas delgadas y blancas como el mármol, se asustó, no esperaba la visión de un hombre mayor y consumido haciendo el pino.

El hombre disperso en la playa verde, 2

Todo comenzó de niña cuando veía las nubes tumbada sobre todos los verdes, ella estaba convencida de que se disfrazaban de lo que caminaba. Esmeralda vivía en la montaña en una casa olvidada, tenía ocho gallinas, un gallo, una vaca y muchos gatos. Cuando llegó el viento a su casa con olores de oveja abrió con tanta fuerza la puerta y las ventanas que se llevó por delante las fotos y las cartas que volaron como pájaros, también los extractos de los bancos y las facturas, pero eso no le importó en absoluto.

El hombre disperso en la playa verde, 1

Serie "Libros Pintados"