lunes, noviembre 29, 2021
Autores Publicaciones por Gonzalo Sánchez-Terán

Gonzalo Sánchez-Terán

72 Publicaciones 2 COMENTARIOS
Gonzalo Sánchez-Terán ha trabajado desde 2002 implementado proyectos de emergencia en campos de refugiados y desplazados internos en Guinea Conakry, Liberia, Costa de Marfil, República Centroafricana, la región de Dar Sila, en la frontera entre Chad y Darfur, y la frontera entre Etiopía y Somalia.En 2001 publicó el poemario, Desvivirse (ed. Visor); en 2008, junto al periodista Alfonso Armada, el epistolario, El Silencio de Dios y otras metáforas. Una correspondencia entre África y Nueva York (ed. Trotta); y en 2020, Si esto sirviera para hablar del río. Diario poético del año de la pandemia (ed. Franz).

No hay afueras donde no hay allendes

No salir de esta peste hacia otra peste/ creada por el hombre, contra el hombre,/ confinando a personas aquejadas/ de pobreza tras muros, en suburbios,/ donde no nos infecte su miseria.

Padecer juntos no es compadecer

    PADECER JUNTOS NO ES COMPADECER Tercer viernes del mes de abril Muchos hablan de cómo cambiaremos cuando acabe la peste. Nuevas leyes, dicen, protegerán mejor al viento, habrá más...

Algún llano con una sombra fresca

Si esto sirviera para hablar del todo,/ nosotros, los más frágiles, podríamos/ aprender a ser partes y no añicos.

El más humilde de los verbos

Quién nos iba a decir que el paraíso/ era caminar juntos por las calles,/ entre personas que ni conocemos/ ni tememos, despacio, libremente,/ y poder ejercer las profesiones/ y acariciar la faz de nuestros padres.

Modelos de sociedad tras el confinamiento

  MODELOS DE SOCIEDAD TRAS EL CONFINAMIENTO                                                                                        Último día del mes de marzo Quien te...

Volveréis a pisar las intemperies

No es ésta una batalla entre los virus/ y los humanos sino entre lo humano/ y lo inhumano, como nuestra historia.

En pie permanecía el viejo orden

Ni el dolor, ni la fuerza, ni las plagas/ cambian el mundo. Las ideas, sí.

El lobo que ronda la aldea

Ella sabe y yo sé que ambos tememos/ que el otro tenga el virus, que me toque,/ me tosa o, aún peor, me necesite.

Quién es el enemigo

Hoy nuestros enemigos no conocen/ ni razas ni fronteras, no respetan/ árboles genealógicos ni credos./ Si vencen no perdonarán a nadie.

Y cuando al fin volvamos a abrazarnos

Al volver a abrazarnos, la mañana/ plena de besos, lágrimas, caricias,/ que sean nuestros brazos brazos nuevos,/ más sabios, más clementes, más humanos.