domingo, agosto 9, 2020
Autores Publicaciones por Isaak Begoña Ortiz

Isaak Begoña Ortiz

Isaak Begoña Ortiz
5 Publicaciones 0 COMENTARIOS
Isaak Begoña Ortiz es licenciado en letras modernas y traductor. Ha colaborado con distintos medios escritos y acaba de publicar su primera novela, Londres-Sarajevo (Ediciones Volapük).

Saint Louis

Está quedando patente durante la cuarentena que el confinamiento no es igual para todo el mundo, golpea más a quien menos tiene. Los efectos de la crisis económica que se avecina van a ser más duros allí donde el sistema sanitario público está desmantelado y donde ya existan grandes bolsas de pobreza.

Por las carreteras secundarias de Bosnia

No tengo cifras, pero estoy casi seguro de que la edad media en los pueblos de esta Bosnia rural no dista mucho de la España vacía. Desde la carretera se pueden ver las pocas casas que quedan habitadas con la leñera bien abastecida, y todavía están sin reparar muchos tramos de carretera desde el conflicto bélico.

Velika Kladuša

Cuando me propuse escribir periódicamente sobre los Balcanes tenía claro el epicentro, el punto donde se clava la aguja del compás, que bien podría ser Sarajevo. Más concretamente en el lugar del mapa donde se encuentra la fuente de Sebilj. Mi pregunta ahora es: ¿hasta dónde llega el círculo? Me he propuesto abrirlo todo lo que pueda, que llegue incluso a la otra orilla del Mediterráneo. Tengo que decir, a propósito de la última entrada, que somos muchos los que vemos un parecido entre Tánger y la capital bosnia. Ciudades que tienen muy presente la mezcla de religiones y culturas en su ADN.

Tánger, la ciudad que no existe

No sólo ha cambiado la geografía física de Tánger, también ha cambiado el habla popular que antes se encontraba durante el protectorado, salpicada de palabras españolas y francesas. Todo ese legado y jerga vernácula se lo ha llevado por delante el cambio de siglo y el tren de alta velocidad

Fronteras muy cercanas. Viaje por Bosnia

  Visitar Bosnia la primavera pasada era la oportunidad perfecta para tomar el pulso a la región. Nada más llegar estuve unos días en Sarajevo...