domingo, julio 21, 2019
El diván del indolente   el blog de José Luis Madrigal
Autores Publicaciones por José Luis Madrigal

José Luis Madrigal

José Luis Madrigal
206 Publicaciones 1 COMENTARIOS
Nacido y criado en Madrid, José Luis Madrigal ha pasado la mayor parte de su vida adulta en el mundo anglosajón. Vivió varios años en Londres y desde 1986 reside en Brooklyn, Nueva York. Es profesor titular en el Queensborough Community College y el Graduate Center de la Universidad de Nueva York (CUNY). Publica con cierta regularidad trabajos sobre atribución textual. En 2002, provocó algún revuelo al proponer que el Lazarillo lo había escrito un humanista toledano, Francisco Cervantes de Salazar, atribución que el mismo desecho años después tras darle muchas vueltas al asunto. Actualmente defiende otra candidatura más fundamentada, pero tras el traspié anterior prefiere no airearla demasiado. Algunos de sus trabajos están disponibles en la red. Digamos para terminar que le gusta leer, conversar con unos pocos amigos afines y contarle historias a su hija de siete años.

XXII. La caseta del bosque

Arda Solís vivía desde el inicio de la primavera en un estado de creciente melancolía, propiciado en parte por la ruptura con su novia y en parte por los dimes y diretes que se traía con su hija.

XXI. Correspondencia paterno-filial

Arda Solís pasó la tarde del ocho de abril trabajando en su monografía y, llegada la noche, después de cenar, se puso a traducir muy libremente una carta de más de mil palabras que Fiona le había e

XX. El encuentro con Pat

La casa de Pat estaba muy metida en las montañas, a solo unos kilómetros de la aldea de Phoenicia. No había sido nada fácil encontrarla.

XIX. Anotaciones de un padre ensimismado

25 de marzo (madrugada)

Está muy cambiada.

XVIII. Esperando a Fiona

Los días previos a la llegada de su hija Solís estuvo muy alterado.

XVII. Mensajes electrónicos

De: Arda Solís, Miguel

Enviado el: martes, 19 de marzo (12:45pm)

Para: Sylvan Martell, Pamela

XVI. Cuando camina pisa el suelo

Poco a poco Arda Solís se iba metiendo en su monografía.

XV. Esbozo de transcripción

2 de marzo

Recuerdo haber leído en algún sitio que la palabra desaparece cuando la percepción de la realidad es total. Y si no desaparece, se vuelve grito, queja o balbuceo.