lunes, noviembre 29, 2021
Autores Publicaciones por Linda Ontiveros

Linda Ontiveros

37 Publicaciones 10 COMENTARIOS
L (Linda Ontiveros) tiene treintipocos años, es periodista, tiene una empresa de edición y gestión de proyectos culturales y dos hijos: M, una niña de 4 años, y S, de 7 meses. Junto a su pareja, D, otro periodista y escritor que roza los 40 años, hace malabares para que la crianza de los niños no altere, no demasiado, su estilo de vida.

Sin tiempo para el síndrome postvacacional

Lunes, 7.00 h, después de tres semanas de vacaciones, L retoma su rutina laboral, pero en compañía: M y S aún no comienzan las clases, así que se quedarán en casa dos semanas más.

Odisea escatológica en vuelo trasatlántico

Los cuatro miembros de la familia llegan al mostrador de Aireuropa para hacer el checking de su vuelo de vacaciones de verano.

La noche que a la embarazada le pusieron sushi en la mesa

Son las 9:30 de la noche cuando L y D tocan el telefonillo del piso de su amigo B. Asisten a una de las reuniones gastronómicas, que junto con un grupo de amigos, organizan una vez al mes.

Verano con la oficina a cuestas

L llega junto a los niños y a una amiga de M al Museo del Traje. Justo en la entrada principal, aprovecha para fotografiar a las niñas que se abrazan.

Noche de Mundial con niños revoloteando

La familia llega a las 20.15 h al piso de E y B, una pareja de amigos que los ha invitado a ver el partido de la fase clasificatoria entre España-Honduras.

Lunes, con la agenda apretada

L, su madre y S se bajan del taxi que los deja en la esquina de la calle de Goya con Lombia.

A la caza de setas en Chueca

La familia llega a las 13:30 al Cisne Azul, un restaurante ubicado en la calle Gravina a pocos metros de la Plaza de Chueca, y conocido por ser uno de los mejores sitios de Madrid para comer setas.

M como compañera de doctorado

M tiene 10 meses de edad y hoy va por primera vez a la Universidad Complutense de Madrid.

Se busca niñera

L y D van a salir para desconectar de la rutina. S no ha nacido y M tiene un año. Se queda al cuidado de V y J, una pareja de amigos con los que la familia tiene mucha confianza.