martes, septiembre 17, 2019
Filosofía para profanos   el blog de Maite Larrauri
Autores Publicaciones por Maite Larrauri

Maite Larrauri

Maite Larrauri
71 Publicaciones 0 COMENTARIOS
Maite Larrauri es escritora y profesora jubilada. En FronteraD, donde mantiene el blog Filosofía para profanos. Libros de fronterad ha editado (con dibujos de Max) ocho libros: El deseo según Gilles Deleuze, La creación según Henri Bergson, La felicidad según Spinoza, La creación según Henri Bergson, La libertad según Hannah Arendt, La amistad según Epicuro, La guerra según Simone Weil, La educación según John Dewey y La potencia según Nietzsche, distribuidos por Librerantes. Este artículo inaugura una nueva serie de reseñas que aparecerán en su blog con el título Para leer el mundo.

Para leer el mundo. Diferencias sexuales

Esta vitalista, lectora de Nietzsche, amante de la música de Beethoven (que no puede, sin embargo, escuchar durante esos dos meses porque se derrumbaría) es fuerte y flexible como un junco y escribe su diario sin vergüenza. En eso acertaron sus críticos de los años cincuenta, y también su pareja, cuando vuelve del frente y enjuicia como primer lector el diario: “habéis perdido la compostura” le dice, refiriéndose a los chistes, los comentarios jocosos que las mujeres hicieron entre ellas y que la autora transcribe. Y sin embargo son esos “chistes de la vagina”, podríamos llamarlos así, es esa risa de las mujeres la que convierte a Martha Hillers en una de nosotras, en la que nos reconocemos, porque nos llena de simpatía que haya sabido entregarse sin rendirse, como dijo Merek, su primer editor.

Para leer el mundo. El puzzle del feminismo

No queremos hombres que defiendan las razones del feminismo, no los necesitamos para hablar alto y claro. Feminizarse no es disfrazarse, “hacer como”. Si los hombres se dejan contagiar llegarán a ser otros, diferentes, fruto de un devenir, como encuentro entre dos reinos: aparecerán figuras humanas nuevas. Necesitamos hombres que sepan callar cuando hay que callar, que sepan invisibilizarse cuando no les toca estar en primera fila, que estén de otro modo en su relación con el mundo.

Para leer el mundo. ¿Matemáticas como arma o como instrumento?

La imaginación moral de los humanos no tiene cabida en los Big Data. Por eso la batalla es por el uso que hagamos de ellos. Podemos utilizarlos para castigar, descartar, aislar y segmentar, o para ayudar, impulsar, incluir. Se puede predecir, gracias a un algoritmo, la incidencia de determinada ayuda social en aquellas familias que se encuentran en situación de pobreza extrema. Sin embargo, la decisión política a partir de estos datos no está determinada por ellos. Las máquinas no deben sustituir la implicación de nuestra responsabilidad. 

Para leer el mundo. Maternidad intensiva

Las madres lo hacen lo mejor que pueden. Y lo tienen que hacer siendo lo más felices posible. Hay que apoyarlas a todas: a las que se adaptan a la lactancia y a las que quieren que la lactancia se adapte a ellas; a las que dan de mamar y a las que no; a las que dando de mamar se piensan como un destino y a las que hacen un uso más laico de la lactancia; a las que deciden sacrificarse por el bebé y a las entusiastas de su trabajo que quieren por encima de todo conciliar. A las que piensan también en sí mismas y a las que no.

Para leer el mundo/ Viajar sin moverse del sofá

Nunca he estado en Rusia. Y sin embargo este verano, gracias al libro de Masha Gessen El futuro es historia. Rusia y el regreso del totalitarismo, he viajado a lo largo de los últimos 30 años de su historia. Dudo que cualquier tour me hubiera acercado tanto a este país como lo han hecho las reflexiones, las anécdotas, los relatos vividos de este libro.

Para leer el mundo / No sólo habitación, también un tiempo propio

El libro de Jorge Moruno No tengo tiempo me ha enfrentado a otra realidad, a una actualidad en la que ambos tiempos, el matemático y el vivido se confunden para no formar más que una amalgama no medible, aunque esta vez no por motivos subjetivos: cuando no se puede separar el tiempo de la vida del tiempo del trabajo, cuando no hay horas de trabajo bien delimitadas, el proyecto de una vida está totalmente integrado, formado y transformado por lo que es rentable desde el punto de vista de la producción y del valor económico. “Somos -dice Moruno- como un móvil perpetuamente enchufado”.

Para leer el mundo / De cómo bajarle los humos a la izquierda que...

Mientras leía el libro de Ignacio Sánchez-Cuenca La superioridad moral de la izquierda se me hacía presente que yo que lo leía era una mujer, que el libro era muy interesante y que justamente Sánchez-Cuenca escribía con voz propia, como hay que hacerlo. Irremediablemente soy feminista, lo que declaro con la alegría de tener también yo voz propia y con la conciencia de que no puedo sortear esa necesidad.

De cómo bajarle los humos a la izquierda que se siente superior moralmente

Hay que enamorarse de la trascendencia, entendiendo por trascendencia la capacidad de imaginar un mundo que justamente trasciende los límites de este. Pero es fundamental que sepamos pensar un mundo que también se parezca a las mujeres, por supuesto que a lo mejor de nosotras mismas, y no sólo a los hombres. Porque nosotras somos otra cualidad de lo humano. Con la reseña de este libro de Ignacio Sánchez-Cuenca inicia Maite Larrauri una serie de reseñas de libros publicados recientemente que bajo el epígrafe Para leer el mundo irán apareciendo de forma periódico en su blog, Filosofía para profanos
porvenir_540.jpg

¿El porvenir o el devenir? El cine de Mia Hansen-Love

Me voy a atrever a proponer otro título para la última película de Mia Hansen-Love, película con la que la cineasta ganó el Oso de plata a la mejor dirección, en la última