lunes, septiembre 23, 2019
Autores Publicaciones por Mario de las Heras

Mario de las Heras

Mario de las Heras
486 Publicaciones 2 COMENTARIOS
Mario de las Heras (Madrid, 1975) Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo El Mundo. Ha trabajado en Marca y colabora en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe sobre el Real Madrid en La Galerna.

La tecnología de Jennifer López y su vestido verde de Versace

Jennifer López es la victoria del hombre (la mujer) sobre la máquina. Jennifer López y su vestido (porque es suyo) de Versace es la gran esperanza de la humanidad. Jennifer López luchará contra Skynet y vencerá. No puede ser de otra manera porque veinte años después Jennifer es más moderna, mucho más que ella misma y que usted mismo y por supuesto que cualquier nueva máquina...

Jo també

Que el rey jubilado de un país opresor le tente un pecho a una estrella mediática de un país oprimido es el sueño erótico de todo independentista moderno. ¿Y para qué está Pilar Rahola si no es para erotizar, no sólo al Rey sino también al pueblo? Yo he visto el extracto de la entrevista en TV3 donde confiesa el mamicidio y me ha parecido la mismísima Libertad de Delacroix con sus senos al aire guiando al poble que, como saben, es mucho más que el pueblo...

Gallinismo

Las "Almas veganas" se enorgullecen, entre otras cosas, de haber acogido a un macho cabrío, al que previamente le cortaron los testículos, y de darle así una vida digna como “persona”. Imagínense la felicidad como persona de un cabrón sin testículos viviendo con la familia Manson. Pero han saltado a la fama porque han decidido separar a los gallos de las gallinas para evitar que aquellos las violen. Es el amanecer del gallinismo...

Fotos de ambición

El fin de la política de Sánchez es la anestesia. Sánchez pretende dormirnos a todos. Acostumbrarnos a su teatro entre fotografía y fotografía. A sus votantes ya los durmió y a los que no lo votaron los está dejando a un lado, como si no le importaran, igual que Plainview, el protagonista de Pozos de ambición, dejó a un lado las tierras de los Bundy...

Grande-Marlaska sobrevuela el Ponte Vecchio

Veo interesantes posibilidades en las palabras del ministro del Interior. Podría publicarse un vídeo, uno nuevo cada cierto tiempo, como aquellos de aerobic de las famosas, titulado: “Seguridad fácil con Grande-Marlaska”, con el protagonista dándonos sus consejos como si llevara calentadores en los tobillos, donde nos dijera dónde llevar la cartera para que en realidad todos la llevásemos en otro sitio completamente diferente y original...

En la casa de Robert Graves

Allí estaba Robert Graves. Era como si se hubiera marchado sólo un momento. Su ropa estaba colgada de las perchas, en las paredes y en los armarios semiabiertos. Sus sombreros, sus chaquetas de paño fino, como provenzales. Una camisa de color hueso descansaba perfectamente doblada sobre un cesto, igual que si la hubieran dejado allí recién sacada de la plancha. Era de la famosa marca de camisas inglesas Viyella. Lo ponía en su etiqueta visible y esplendorosa. No pude evitar tocarla con los dedos como un voyeur desenfrenado...

La educación prohibida

Isabel, “Isa”, Serra le ha dicho a Rocío Monasterio que la educación que Podemos defiende es aquella que tiene como objetivo proteger a los niños de padres como ella. Yo nunca había sentido tan cercana la fuerza de la reeducación maoísta...

Empezar de nuevo

El sonido de aviso del cinturón de seguridad hace precipitarse los acontecimientos y a veces acaba con ellos. ¿Dónde está? ¿Dónde se esconde? ¿Cómo podría acabar con él? ¿Quién lo inventó? Yo creo que es más peligroso el estado nervioso que produce ese sonido que no ponerse el cinturón...

¡Tío, no te pases, JA-JO-JI-HI-HO OUMM GRRR, BRRR, GURP!

Esas voces no estaban en consonancia con el entorno. Esas voces eran como un incendio provocado. Eran el efecto fatal del hombre sobre la naturaleza. Yo estaba sentado, cubriendo el flanco al descubierto de Guillermo y los he visto venir. Estas cosas se ven venir. Los he visto venir con sus andares, con sus risotadas. Ese caminar inconfundible. El levantar arena de adulto soplapollas. Eran una pandilla de soplapollas, no sé si lo he dicho. Lo repito, por si acaso. Me gusta decir esta palabra: soplapollas. Se veía que eran unos soplapollas desde un kilómetro. Es lo que tiene la soplapollez: su visibilidad...

Mini Joe vino desde el espacio

Mini Joe era blanco. Y era guapo. Era el gato más guapo que he visto en mi vida. Guapo de cara. No era una guapura de gato. Era mucho más. A mí no me gustan los gatos. Sólo me gustaba Mini Joe. Tenía los ojos azules elegantes y la nariz y la boca muy juntas, como muy dentro de su apolínea cabecita. No arañaba nunca, aunque tuviera las uñas largas. Ponía las manos como envolviéndolas en el algodón de sus patitas y te acariciaba. Y era una caricia diminuta y graciosa como de bebé. Delicada como si ahí dentro hubiera alguien...