sábado, mayo 8, 2021
Escritos esquinados   el blog de Mikel Arteta
Autores Publicaciones por Mikel Arteta

Mikel Arteta

Mikel Arteta
55 Publicaciones 1 COMENTARIOS
Del 85 todavía, pero todo se andará. Valenciano de residencia y nacimiento. De cabezón, navarrico; y de vacaciones. Iba a decir que algo también de sangre, pero entonces no podría esquivar el merecido guantazo. Estado civil: catalán. Y de salud, alérgico al nacionalismo. Licencia para leguleyear y, según un papel, también para politologuear… De vocación, cosmopolita. Si me dejan. Y, de Filosofía práctica, doctor en las cosas del bueno de Jürgen Habermas.   Sería un placer y todo un reto sacar provecho a estas páginas para vomitar a cuentagotas, si es que eso se puede, algunas reflexiones morales o políticas. Esas que, sentado en la esquina de la mesa de la esquina de la habitación de un edificio que hace esquina, le golpean a uno al abrir el ordenador, ojear la prensa y el Facebú (donde encuentra siempre a don Tomás y a la parroquia del padre Félix) y descubrir que el mundo sigue igual de mal que de costumbre, cuando no peor. Lo de todas las mañanas, pero compartiendo el café con leche.

La constitución que sí se rompe

Algo profundo se está rompiendo. Cada cual creemos que lo rompe el otro. Aunque sospecho que esto es conceder mucho. Reprimo un juicio de intenciones. Porque, en realidad, no alcanzo a imaginar que 'los otros' no lo estén emponzoñando todo, a conciencia, por 4 míseros votos. Y lo creo porque ayer no eran así. Ayer, a muchos de ellos los podía oír, leer y acompañar en una manifestación y compartía con ellos algo más que un suelo básico. No creo, en fin, que su movimiento sólo anide en mi impura percepción. Y no me esfuerzo en recordarme que en la suya yo también me estoy moviendo. ¡Es su imaginación! ¡Así reprime su disonancia! ¡Hay hemerotecas!

¿Rebeldes sin violencia?

¿Sostendremos que la declaración de soberanía del Parlament y las posteriores leyes de desconexión promovidas por el ejecutivo catalán, es decir, el administrador local del monopolio de la violencia (y aspirante a detentador único, a Estado), que tiene a su disposición una Policía autonómica de unos 17.000 hombres (con un mando leal), y que contó con dos asociaciones que llevan años movilizando a más de un millón de personas (incluidos CDR’s, ‘minorías operativas’ dispuestas a usar su ‘fuerza’ física) para promover un desacato generalizado e impedir a la policía nacional ejecutar una orden judicial en suelo español, no constituyen el intento de unas élites políticas de reclamar para sí, con éxito y sonrisas, el monopolio de la violencia en Cataluña?

El Valle y los lazos: nuestra vergüenza

Para evitar emboscarnos en algo semejante [a la Guerra Civil], el Valle de los Caídos (pongamos nuestro Auschwitz, si quieren, "nuestra vergüeza", que diría Habermas) podría constituirse en el referente de nuestra memoria si lo pensáramos como punto de inflexión de nuestra historia fratricida, el punto donde la historia es magistra vitae, donde el pasado no sólo queda atrás, reproduciendo tradición y vano 'sentido común'; es decir, podríamos -intencionalmente- ponernos frente a nuestro pasado y conceptualizar el Valle como el símbolo de un curso histórico, de un nauseabundo precipitado, que fue nuestro gran error histórico. Los alemanas, Habermas a la cabeza, lo hicieron con su pasado de nacionalismo étnico. Esto nos podría servir para hacer una proyección (anticipar el futuro) canónica que nos guíe en nuestra prudente intención colectiva -política- de no repetir el infortunio. Bien, pues dicha conceptualización del Valle nunca debe señalar simplemente hacia un facismo, ni a un nacionalismo español que, a diferencia del alemán (y en menor medida del italiano), no se vino cociendo rampantemente desde el XIX (...) Nuestros errores, distintos.
NacionalismoCatalán_540.jpg

La gran mascarada del nacionalismo catalán y sus intereses ocultos

Aciertan, sin duda, en algo quienes afirman que en España se está atacando el Estado de Derecho.

¿Dónde estaban?

 

¿Paralizados ante la sedición? Una perspectiva en red de los últimos dos días

 

Una entrada poco habitual, disculpen. Les expongo dos días de Facebook más ajetreados de la cuenta. Una locura.