domingo, agosto 9, 2020
Autores Publicaciones por Ulises Gonzales

Ulises Gonzales

Ulises Gonzales
187 Publicaciones 4 COMENTARIOS
Obtuvo la licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Lima y se le otorgó la Maestría en Literatura Inglesa en Lehman College (Bronx), City University of New York, en donde actualmente posee una cátedra. Está cursando el programa de Doctorado en el Graduate Center CUNY. Ha publicado la novela País de hartos (Estruendomudo, 2010). Sus cuentos han sido publicados en Hermano Cerdo, Revista de Occidente, Luvina, The Barcelona Review, Frontera D y en Renacimiento de Sevilla. Dirigió la revista de historietas Resina "Historietas para mentes cochinas". Ha publicado crítica literaria en Hueso Húmero y artículos en La Opinión de A Coruña y en la revista Buensalvaje. Vive en Nueva York. Dirige la revista de literatura Los Bárbaros. Es uno de los directores de la casa editorial neoyorquina Chatos Inhumanos.

Las grandes ventajas del Bronx

─Muchos negros ¿no?─ me dijo ella. Ella los miraba con cautela mientras caminaba por la vereda de Bedford Park Boulevard. Entre asombrada y temerosa. No supe si molestarme ahí mismo, si explicarle. Ella era mi hermana. Yo era el hermano mayor, el que la había traído a conocer mi barrio.

Inocencias neoyorquinas

Cruzar la isla por la 14. Es una isla, no puede ser tan largo, piensa uno. Cruzar la isla por la 14 con el calor de julio encima, saliendo de ver un partido en un bar lleno de gente. Las dos cervezas que te tomaste y te protegían del pudor, se te terminan unas cuadras después de Union Square. Lo que resta es la humillación del error, que juras no volverás a cometer. Hasta que vuelve a pasar. Años después.
Calles vacías en Nueva York

Diario del año del coronavirus

Me fijo en la fecha:es un video de 2019. Antes de que supiera dónde queda Wuhan. Antes de aquella foto que compartí donde una señora vendía toallas con el logo de la cerveza Corona y le agregaba "Virus". El mundo de ayer. El de hoy son los medio millón de infectados en Estados Unidos. Las bolsas de comida esperando que pasen unos días atraś de la puerta de entrada. Un gobierno que apela a la buena voluntad de los ciudadanos, que dice que hizo todo lo posible. Y los 11 mil muertos. Y la gente que a veces te llama, como hoy. Es tu suegro. Dice que tiene tos.

Esa tierra de la que también vinieron

No se compra el pan en Nueva York. No es lo primero que hacemos en la mañana, como en Lima. Ahí no nos importa si sube el precio del pan, si la harina la mezclan con kiwicha, si le reducen el tamaño, si a las ocho se acaba el pan caliente. En Nueva York vamos al supermercado y compramos un pan en bolsa y miramos aburridos la etiqueta con la cantidad de calorías por rodaja.

Los libros y mi ciudad

  Ingresar a una feria de libros, en la ciudad donde creciste, te obliga a repensar aquellos momentos en que fuiste feliz con uno. Quien mantenga...

Cementerio de barcos

“La amistad dije yo, la hermandad de haber pasado juntos una vida dura. ¿No les conmueve eso? Joder, dijo otro con sorna, como cansado...

El gran biógrafo: Robert Caro y sus cinco libros sobre Lyndon B. Johnson

Working es un breve "detrás de cámaras" del trabajo del periodista Robert A. Caro. Sus libros sobre Robert Moses y el expresidente Lyndon B. Johnson están en la lista de las mejores biografías del siglo XX.

Sticky Fingers: sobre Jann Wenner y la revista Rolling Stone

Una reseña (que intenta ser) breve, más un acápite acerca de un libro que documenta la vida de la emblemática revista de rock and roll.

Todo se ve menos borroso

Un viaje hacia los orígenes de la familia. Una mirada hacia atŕas, intentando encontrar claridades donde siempre hubo borrones, incertidumbres. Un retrato personal, una historia que tiene que ver clases sociales, también con Lima, con Cuzco, con Paita, con Arequipa y con Nueva York.

¿Y si al final el ornitorrinco?

Pensé abrir este texto con él pero (no sé cómo) se me escabulló hasta ahora. Es que, debo explicarlo: he estado lidiando en las mañanas de noviembre y diciembre con la crónica. Ese género al que Villoro bautizó como “el ornitorrinco de la prosa”. Mis mañanas y noches han estado sumergidas en el aroma a revista y a libro no tan viejo de la crónica latinoamericana. Y como esta también es la tarde para hacer listas breves de lo que hemos leído antes de que se acabe el 2018, tengo que decir: Leila Guerriero es una genio (y es cierto: mejor exaltar que dejarse ganar por la envidia)