Banderas

0
383

Están tras cada esquina, en las ventanas, en las antenas de los coches y hasta en las gorras de los turistas japoneses. Dos bandas rojas y una amarilla. También se ven a menudo en ciudadanos inmigrantes, caminantes orgullosos. Han sido bienvenidos.

El fútbol les ha dado la bienvenida a ellos y también a los que no tuvieron que moverse para ser españoles.

Se puede ver una pequeña bandera en la luz de muchos pensamientos.

Muchos están soñando con los once futbolistas, o con algún héroe en particular o con alguna heroína con micrófono.

Hay un nuevo patrotismo deportivo, un nuevo patriotismo mitológico, cierta mitología erótica asociada a los colores de una camiseta roja.

Una camiseta roja sobre un busto de Eros.

Las banderas se han convertido en tela pegada al cuerpo: no sólo las gorras, también las camisetas ajustadas. Una preciosa muchacha ha salido a celebrar el Mundial vestida solamente con una bandera de España.

Una mujer de bandera.

Alguien desea esa bandera.

Las banderas ya no se juran. Se desnudan.

Y eso está muy bien, era necesario.

Salvo que Eros vuelva a mitificar el patriotismo.

 

 

 

 

Ernesto Pérez Zúñiga (1971) creció en Granada y nació en Madrid, ciudad donde vive actualmente. Como narrador es autor del conjunto de relatos Las botas de siete leguas y otras maneras de morir (2002) y de las novelas Santo Diablo (2004) , El segundo circulo (2007), Premio Internacional de Novela Luis Berenguer, y El juego del mono (2011) . Entre sus libros de poemas, destacan Ella cena de día (2000), Calles para un pez luna (2002), Premio de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, y Cuadernos del hábito oscuro (2007).