Bordar aretes de fieltro en bastidor

0
1791

 

Cuando se trata de bordar piezas pequeñas –como bisutería o accesorios–, la lógica dicta dibujar los bordes de la figura en una pieza de tela de tamaño mediano o grande que se pueda templar en un bastidor, bordar la figura y proceder a recortarla una vez está terminada la labor decorativa. Así hice cuando bordé corazones, colgantes para bolso o para picaporte, como les muestro en las fotos que siguen.

 

 

Ahora bien, quiero contarles por qué hoy estoy procediendo contra la lógica para hacer los aretitos redondos bordados en rococó y nudo francés. Me resulta difícil y trabajoso recortar uno a uno, con tijeras, los pequeños círculos (2 cm de diámetro) en que estoy haciendo la nueva colección de aretes. Además, temo meter mal la tijera una vez que los círculos están bordados… y echar al traste mi trabajo.

 

Entonces decidí usar una herramienta que compré hace varios años: un troquel casero que recorta con ayuda de un martillo. Así puedo cortar fácilmente, de un martillazo, muchos círculos.

 

 

La dificultad viene en este momento del proceso: ¿cómo hago para bordar sobre los círculos recortados? Lo que se me ocurrió fue fijarlos sobre tela delgada de algodón (manta delgada) con unas pocas puntadas, y luego bordar los aretes sobre el bastidor.

 

 

Como la tela que sirve de base es delgada, no hace mucho bulto a la hora de armar los aretes, fase en la que estoy usando tres capas (o círculos de fieltro) para que queden acolchaditos, como pequeñas almohadas.

 

 

Aunque el proceso inicia contra la lógica, los resultados me han complacido: he logrado hacer aretes pequeños, perfectamente circulares en fieltro.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí