Camilo J. Cela y el cisne Cine

0
96

No sé si es verdad, pero cuando hace años estaba con varios libros de C. J. Cela (Oficio de tinieblas 5, Viaje a la Alcarria…), leí que lo último que dijo el escritor antes de morir fue ¡Viva Iria Flavia! 

Pronto descubrí que Iria Flavia era el lugar donde había nacido en 1916.

Aquellas últimas palabras me impresionaron mucho.

Aquel cariño por el lugar de la infancia y el pasado, donde volver.

Donde volvía.

Donde seguía.

Esa Iria Flavia, en Galicia (tierra más occidental de Occidente, exceptuando islas), rememorada en su libro autobiográfico La rosa.

Pero por aquella época, también, había leído la autobiografía de otro escritor, Juan Goytisolo.

Él, sin embargo, se había marchado y no vivía en España, sino fuera, al otro lado de la orilla.

Un extracto de sus deseos ante el final de la vida se lee así.

:

Tu cuerpo no abonará su suelo.

Evitándole la obscena simbiosis con la tierra nefasta los dejarás reposar en la calma de un makbara musulmán. 

Y allí sigue él, en un cementerio de Larache, en Marruecos y junto a Jean Genet, en el país más occidental del ámbito del Islam.

Con todo ello, pensé en escribir un ensayo titulado Dos Españas, Cela y Goytisolo, por orden alfabético.

Yo, que cuanto mejor me alejo de casa más echo de menos y creo. Yo, que alargaría el viaje de vuelta hasta el final y continuo. Yo, que cuanto más me alejo de mi tierra mejor echo de menos y creo, creo.

Sin embargo, al final acabé con la autobiografía de P. Roth, en la que el estadounidense de Newark aborda las fronteras y límites entre la obra escrita y la vivida.

Pero ayer, desde Vigo, al final, fuimos todos juntos en tren y a pie a ver la tumba de C. J. Cela en Iria Flavia, y luego dimos una vuelta por Padrón.


Dejamos Iria Flavia atrás y entramos en Padrón, al lado

Escaparate en Padrón

Al fondo del paseo la estatua de Cela

Venta de mascarillas para la pandemia

Cela de piedra sentado

junto a bolas de colores en torno a las dos grises centrales

Puente de piedra del siglo x inspirado en el cuello de culebra del cisne Cine

leyenda de Padrón y Herbón

también conocido como el Patas (cuando anda)

o el Alas (cuando vuela)


comentar estas fiestas de un íntimo presidio que descubro en mí después de haber cruzado esa región de mí mismo que he llamado España.

Últimas palabras de Diario del ladrón (1949), Jean Genet

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí