Canción de Navidad

0
281

Navidad

A partir del siglo XV, se hizo popular el género musical del villancico. Muchos de nosotros, a estas horas, acompañados de panderetas, zambombas, botellas de cristal y otros cachivaches, ya habremos cantado “Los peces en el río”, “Campana sobre campana”, “Noche de paz”, “El tamborilero” o algún otro. Precisamente hace un par de semanas, pudimos escuchar el villancico con el que Russell Nash ha vuelto al mundo de la música.

En Estados Unidos, por estas fechas y por votación, eligen la canción navideña más popular. Desde hace unos años, un grupo de internautas, en una batalla contra el pop comercial y la industria musical, intentan boicotear esta iniciativa con votaciones masivas de los temas que ellos proponen y que no contienen la esencia de lo que podríamos llamar el “espíritu navideño”. Sólo en una ocasión han conseguido su objetivo cuando “Killing in the name”, la canción de “Rage against the machine”, arrasó en las votaciones.

Este año, la candidata de los anti-sistema es la curiosa composición de John Cage titulada 4,33 y, en homenaje a aquel gran triunfo que obtuvieron, bajo el nombre “Cage against the machine” se puede seguir su campaña en el grupo que tienen en Facebook. Este compositor y micólogo estadounidense, durante cuatro minutos y treinta y tres segundos sin música, plantea esta obra como un experimento que cuestiona la existencia del silencio.

@Estivigon

Nacido en Madrid en septiembre de 1962. A mí y a mi entorno, cada vez nos cuesta más definir a qué me dedico. Periodista de carrera durante quince años en la editorial GyJ, guionista de cine y teatro, productor de contenidos audiovisuales para museos y centros de interpretación, community manager en BMG Rights España, gestionando la identidad digital de un puñado de artistas, y músico. Aunque esto último me queda un poco grande; me considero un aficionado, pero, para bien y para mal, llevo veinte años metido de lleno en esta vorágine en donde me conocen más como Estivi. Discos grabados, conciertos, giras, noches… y muchos amigos.