Carta a la COP 28

0
257
Imágenes tomadas por Pedro Pozas Terrados en la COP25 de Madrid cuando fue nombrado por Naciones Unidas como Observador de la Sociedad Civil.

Tenéis en vuestras manos el bienestar de la humanidad, la paz infinita entre pueblos sumidos en la desesperación de una crisis mundial sin precedentes con numerosos frentes para solucionar. Pero vuestros ojos están cerrados por el poder y la ambición, por conservar sillones que solo os han prestado para hacer el bien y no la maldad. Unos sillones que ostentan muchos beneficios personales y buenos fajos de dinero para vuestro bolsillo. De ahí entendemos que os agarréis a ellos sin querer levantaros de los mismos.

La crisis climática, la crisis humanitaria de guerras sin sentido que asesinan la vida, la deforestación masiva que arrasan los pulmones de nuestro planeta, las migraciones ocasionadas por vuestra falta de ética y comprensión, religiones extremistas que abusan de la fe sembrando terror, del hambre que se extiende imparable sin que os importe el sufrimiento  y sus consecuencias de niños muriendo con tripitas hinchadas mientras derrocháis dinero para vuestro beneficio, de campos de refugiados donde la vida se convierte en infierno y la muerte en esperanza, de la violación sistemática de los pueblos indígenas que han demostrado ser más sabios que nosotros, de extraer los recursos de la Tierra sin poner límites y sin importar las consecuencias, del exterminio de miles de especies mientras que en vuestros parlamentos os odiáis los unos de los otros, de los muros de la vergüenza que habéis levantado en muchos lugares y fronteras para evitar la libre circulación de seres humanos…..todo ello, es responsabilidad única de vuestras acciones y egoísmo, del engaño que hacéis a la sociedad mundial, de vuestra falsedad a la hora de llegar a firmar acuerdos que sabéis muy bien no vais a cumplir y que solo os interesa en seguir en vuestros sillones , adorar vuestros nombramientos y a olvidar a quien os ha elegido para solucionar esta revuelta masiva que habéis implantado en la sociedad.

Bien es verdad, que algunos cumplís honradamente con vuestro cometido y no tenéis nada que ver con esos egoísmos implantados en los que seguramente sabéis.

Las reuniones que ahora estáis manteniendo, no es para salvar  a nuestra especie del cambio del clima que ya estamos sufriendo, sino para continuar realizando foros engañosos donde prima los negocios y rompen acuerdos bajo el silencio de la mentira y la falsedad.

Las multinacionales son las que os aprietan los tornillos, dirigen vuestros pasos, las que os dan de comer, las que os ponen en pedestales si sois fieles  y mansos subordinados cumpliendo sus exigencias.

Basta ya de ser sumisos bajo el yugo del poder económico. Sois nuestros representantes para solucionar todos los frentes sociales, es vuestro trabajo y así lo habéis querido al querer ser políticos. Tenéis la posibilidad histórica de rectificar, de uniros  a los que sufren, de tirar los muros levantados  y no sólo el de Berlín, de tener empatía con el mundo, de uniros todos sin distinción al objeto de solucionar sin dilación lo que habéis provocado por ambición.

Imagen tomada por Pedro Pozas Terrados en un programa de Antena cuatro (Todo es mentira).

Nos echáis la culpa de todo y vuestras manos están manchadas de sangre por tanto sufrimiento innecesario en nuestra única casa que es de todos. Sois los culpables de matar a la paloma de la paz, de quemar las banderas blancas que ondean en los corazones de todos los ciudadanos, de ser cómplices de vuestra inutilidad. Tenéis la oportunidad de cambiar, de levantar un mundo sin odio ni guerras, de ser humanos sin romper la dignidad.

Os escribo esta carta sin esperanza, sin que tenga la más mínima ilusión de que vais a cambiar, ya que en vuestros genes está el vivir ignorando y sólo ser fieles a los principios de un partido concreto y no de la razón. Pero no obstante es un deber de mi corazón y alma, lanzaros esta misiva que ciertamente se la llevará el viento y se perderá en el mar de vuestra ignorancia, de vuestro despotismo y de vuestros intereses personales de egoísmo excéntrico.

Ojala me equivoque, que mis palabras se conviertan en pasado y que la realidad sea bien distinta, con esa unión esperada, fuerte y radical, de proteger la paz en el mundo y enfrentarse juntos a las crisis humanitarias.

Imagen de Pedro Pozas Terrados

Pero de seguir así, nos estáis llevando a una confrontación mundial que como siempre, habéis impulsado para solucionar vuestras diferencias excéntricas e inútiles. La historia nos muestra esta realidad.

El mundo, que no sois vosotros, llora con lamentos callados de incomprensión por vuestra nula empatía por la vida. No sé quién os podrá juzgar, pero aunque creáis que tenéis corazones limpios, vuestra alma está sumida en charcos de sangre que alimentarán vuestras pesadillas.

Imagen de Pexels: Matheus Bertelli.

Vi tu sonrisa

anhelante y perdida.

Vi tus ojos

con claridad infinita.

 

Sentí tu voz

dulce sonrisa

y el suelo tembló

bajo tu mirada linda.

 

Al caer te abrazó

entre gritos sin vida

y tu cuerpo se perdió

entre las ruinas.

 

No llores vida mía,

no cierres tus ojitos,

escucha cómo cantan

los pájaros en su nido.

 

Mira como el bosque

con tu sonrisa florece,

mira las nubes

hablar como flores.

 

¿Quieres que te cuente

un cuento de amores?

¿Quieres ver el mundo

alegre sin temores?

 

No te vayas mi niña..

mira el sol de la mañana

qué busca cada día

esa paz soñada,

ese mundo perdido

en la tenue encrucijada.

 

Vi tu sonrisa…

y de mi salieron lágrimas

que aún nublan mis ojos

en ríos de espinas.

Pedro Pozas Terrados es escritor, naturalista, dibujante, poeta, investigador, crítico, aventurero, animalista, ecologista y amante de la vida en todas sus formas. Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio en España y miembro del Comité Español de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ambos cargos desempeñados de forma altruista. Ha escrito once libros, coautor de seis más. Posee doce cuadernos de campo (dibujos en lápiz) además de 400 láminas de dibujo y 50 en acuarela. Sostiene que la Tierra tiene que ser un ente jurídico con derechos propios recogidos en todas las constituciones de los gobiernos. Que los grandes simios deben ser considerados personas no humanas con sus derechos básicos y que todos los seres vivos tienen que ser respetados y tratados como seres sintientes.