Carta a los Reyes Magos, de muflón Silvestre

0
255

Un contrato en el teatro, pero de los de verdad, en los que cotice a la Seguridad Social y esas extravagancias, ver todos los teatros llenos...

 

Queridos Reyes Magos,

 

Como este año he sido un buen muflón y me he mudado a la capital os escribo esta carta para ver si podéis cumplir mis deseos.

 

cencerro

 

 

—Unas zapatillas pezuñeras marca nike con cámara de aire, el asfalto está empezando a dañar mis cascos.

 

—Un contrato en el teatro, pero de los de verdad, en los que cotice a la Seguridad Social y esas extravagancias.

 

—Ver todos los teatros llenos.

 

—Una bufanda de punto como las que nunca me tejió mi abuela.

 

—Un teatro público y de calidad y nada de panduros ni panblandos, que las cabras tenemos buen bouqué. O que si se empeñan en servir torrijas, que las mojen en vino, que ayudan a pasar el mal trago.

 

—Una crítica valiente, comprometida, sin abarrigar. Que gaste más en suelas de zapatos y menos en almohadillar posaderas.

 

—Resucitar al perro Paco para que me acompañe a los estrenos. [*]

 

—Ver programados a dramaturgos jóvenes. Los muertos para las lombrices.

 

—Una bomba orsini camuflada en un ramo de flores.

 

—Heno para todo el año, no sólo del aire vive la cabra.

 

—Que ajusticien públicamente al ministro Wert.

 

—Que la commedia dell’arte esté en los escenarios y no en la Platea.

 

—Unos premios de teatro nacionales y no los Max de la SGAE.

 

—Que vuelvan las tertulias de café y que los bares dejen de comprar muebles de Ikea. No son aptos para ovicápridos.

 

—Que el circo abandone el Congreso de los Diputados y vuelva al lugar que le corresponde.

 

—Que me permitan rumiar en los teatros.

 

—El advenimiento de la República. Lo siento majestades, no es nada personal.

 

—Una gorra con vasos y pajitas a la boca como la de Homer Simpson, pero que contenga vino infinito.

 

 

 

Espero que no os parezca demasiado y me lo traigáis todo, todo y todo. O al menos la gorra con vino infinito. Os dejaré mistela, galletas, heno y bolsas de plástico para los apestosos regalitos de vuestros camellos, que siempre me los dejáis en la alfombra. Un feliz viaje.

 

Firmado,

 

                   muflón Silvestre, un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo

 

 

[*] El perro Paco fue un perro de color negro que alcanzó fama a principios de 1881. Nunca tuvo dueño y se caracterizó por asistir a los estrenos teatrales, visitar los restaurantes de moda y frecuentar las tertulias madrileñas.

El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.