Carta en que se habla de la apertura de ‘La pensión de las pulgas’

0
541

Hace un rato, un par de horas, he encontrado una carta sobre un banco, en la castiza glorieta de Embajadores. Está firmada por M. Salas, el mismo que hace poco menos de un mes perdió otra carta allí cerca. La correspondencia en esta ocasión estaba dentro de un sobre sin cerrar, sin remite y sin destinatario. Yo, como perro inquiero que soy, no he podido evitar leerla, e incluso transcribirla. Y la acabo de guardar en el cajón de las cosas pendientes, junto con aquella otra, también de M. Salas dirigida a «vuesa merced», por si en algún momento llego a conocer al señor Salas. La carta, que empieza exactamente igual que la anterior, dice así:

«¿Querrá creer vuesa merced, señor licenciado, que a pesar de las trabas burocráticas y administrativas, esta noche se ha inaugurado un nuevo espacio teatral en la capital? El nombre otorgado a tan osado proyecto es «La pensión de las pulgas«, en honor al cuplé que interpretaba una de las grandes artistas de principios de siglo, de aquel siglo nuestro… No, no la conocimos, no pudimos hacerlo, La Chelito ya no actuaba cuando vuesa merced y yo comenzamos a frecuentar los cafés y los teatros… ¿Recuerda el cuplé de La pulga? A ese me refiero…

La pensión de las pulgas

Ah, amigo licenciado, si no hubiera vuesa merced marchado en busca de ofertas mejores, ¡cuántos nuevos teatros hubiéramos conocido! ¡Hasta uno por semana, según va el otoño! Y en estos días tan gélidos podríamos haber visitado la casa en que vivió La Chelito, ahora llamada «La pensión de las pulgas«, en número 48 de la céntrica calle Huertas, inaugurada hoy por el señor Puraenvidia y por el señor Martret, que no ha mucho tiempo abrieron otro local conocido como «La casa de la portera».

¿Y la obra que podríamos haber disfrutado esta semana, señor licenciado? Una versión de Macbeth llamada MBIG, llevada al mundo de la empresa, versionada y dirigida por el señor Martret. Y ahora, amigo mío lejano en el espacio, pero cercano en mis tardes, imagine a 10 actores (Boira, Calvo, Castillo, Cuevas, Duplá, Luis, Muñoz-Cobo, Ocio, Olmo y Pérez Prada) frente a 35 espectadores que durante más de dos horas visitan todas las estancias de la casa, siguiendo atentamente el desarrollo de esta obra del prolífico autor incansablemente reestrenado y versionado… Y déjeme que reflexione a tiro de pluma: con otros tantos colaboradores que completan la ficha artística (Martín, Valero, Caprile, Noci, Ugalde, Gutiérrez, Luque, Be, Despeyroux, Pérez…) casi se iguala el número de espectadores con el total en el equipo.

La pensión de las pulgas

Y por último, ¿me creerá vuesa merced si le digo que podríamos haber elegido entre 5 funciones a la semana? ¿Y a qué hora cree que es por cierto la función del domingo? ¿A qué hora unos regresan del rastro, otros se preparan para acudir a una incómoda reunión familiar, y otros se toman el primer café de la mañana? Sí, a la 1 de la tarde, esa es la función que yo hubiera escogido… ¿Vendrá conmigo, señor licenciado, al teatro en el barrio de las letras?

Ir al teatro sin vuesa merced se hace cada vez más aburrido. Regrese, por favor…

un abrazo,

M. Salas»

@nico_guau

El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.