Cese el gustazo

0
280

Vacances

 

Amén, hermano.

 

   Al séptimo día descansó, lo que no cuenta la Biblia es durante cuánto tiempo. Así que desde este lado de la Frontera nos cogemos religiosamente unas vacaciones.

 

   Rezamos por vacaciones y en agosto, como Dios manda. Peor lo tuvieron otros como James Brown, cerrado por de-función o mejor dicho de gira durante dos meses después de muerto hasta que fue enterrado.

 

   Si usted es de los afortunados que sale del país, cierre la puerta, por favor. Y en caso de que no cierre por descanso, regálese un bonito broche mejor que un camafeo.

 

   Que ”un verano no es nada” cantaría el maestro Gardel Poncela. Volveremos en septiembre con canas de vernos y apegados a la pantalla.

 

   Pero sobre todo, mucho cuidado al cierre de la bolsa ¡que caigan los tipos que nos suben el desinterés!

 

Si tuviera un título noveliario sería de suspense o de humor y si pudiera viejar me gustaría llegar a los 90 con buena salud. Mi madre siempre me regañaba por ser un optimista, no por ver el vaso medio lleno o medio vacío, sino por creer que podía beber directamente de la botella. También desde pequeño empecé a desarrollar el gusto por la música, ya que carezco de oído y tacto para tocar cualquier instrumento. Me confieso disléxico habitual, de los que van al cine a leer y devora los bocadillos de los cómics. Así que, bienavenidos a este viaje en blogo porque la realidad que nos rodea es diferente según el cristal con el que se mira, pero quizá, haciendo la vista gorda, podamos verla sin cristal. Por tanto, lo que nos queda es tomarnos la vida con mucho rumor, que la certeza absoluta nunca la vamos a tener e, iluminados por la lámpara del genio, veamos las coincidencias y las coinfusiones cotidianas. Que ustedes lo pacen bien.