Clubes históricos: “El Ballet Azul” (Millonarios de Bogotá)

1
304

 

 

Ya hablábamos en el pasado del esplendor que vivió el fútbol sudamericano durante la década de los 40, mientras en la vieja Europa una nueva Guerra Mundial arrasaba con cualquier semblanza de civilización. En aquella ocasión homenajeábamos a “La Máquina” del River Plate, con Pedernera, Muñoz, Moreno, Labruna y Loustau, campeón argentino en 1941 y ’42, ’45 y ’46. 

 

Millonarios de Bogotá, 1949Pero a la par del triunfo de aquellos “caballeros de la angustia”, en Colombia la alta burguesía había decidido invertir en el fútbol, haciéndose con varios clubes que pagaban unos sueldos fuera de lote. La liga de fútbol profesional, Dimayor, se instauró en 1948, y a partir del año siguiente equipos como el Deportivo Cali, el Santa Fe, primer campeón nacional, y el Independiente de Medellín pudieron atraer a jugadores de toda América, e incluso de Europa.

 

Especialmente interesante era la situación del fútbol argentino, que había entrado en huelga finalizada la temporada de 1948, dadas las condiciones asfixiantes que los clubes imponían a sus jugadores al firmar unos contratos que eran prácticamente vitalicios. Pero la Dimayor no estaba afiliada a la FIFA, y había permitido que sus clubes contrataran a futbolistas sin necesidad de traspaso oficial de ficha. Era, prácticamente, un caso de piratería futbolística que, incidentalmente, cientos de jugadores argentinos lograron explotar al máximo.

 

Evidentemente la situación de estos jugadores era doblemente ilegal: incumplían contrato y jugaban en un fútbol superprofesionalizado y desafiliado a la FIFA. Pero esto no impidió que varios de ellos se fueran a jugar al otro gran equipo de los años 40: Millonarios de Bogotá. El primero en emigrar fue Adolfo Pedernera, uno de los grandes de “La Máquina” y además uno de los principales artífices de la huelga en Argentina. Fichado en 1949 por Alfonso Senior, dirigente del club bogotano, Pedernera volvió a Argentina al poco tiempo para convencer a sus compañeros de equipo, Pipo Rossi y la seata rubia, Alfredo Di Stéfano, que lo acompañaran en su aventura. Con este trío maravilloso y los 42 goles de otro argentino, Pedro Cabillón, Millonarios ganaría el primero de cuatro campeonatos en cinco años esa misma temporada, antes de la incorporación de Julio Cozzi, arquerazo del River Plate, en 1950.

 

De hecho, sorpresivo fue que  “El Ballet Azul” no ganara el título de nuevo en la próxima campaña, cuando terminarían segundos detrás del modesto Deportes Caldas –equipo que contaba con una cosecha propia de extranjeros, menos célebres pero igual de efectivos, tales como Enrique Navarro, los goleadores Julio Ávila y Rubén Padín, argentinos todos, y el portero lituano, Victor Vitatutas.

 

Alfredo Castillo, Di Stéfano, Pedernera, Antonio Báez y Reinaldo Mourín (1951)Los años dorados del fútbol colombiano, no precisamente clandestino pero sí plenamente al margen de la legalidad, estaban contados. La Federación, expulsada de la FIFA en 1949 por la el “pecado” de la Dimayor, pactó con el máximo órgano internacional la regularización de su campeonato a partir de 1954, en el llamado “Pacto de Lima”. Hasta entonces no habría otro ganador que el Millonarios de Bogotá, campeón de las ediciones de 1951, ’52 y ’53, con la saeta rubia coronándose líder goleador en las primeras dos de ellas.

 

Famoso, de hecho, es el torneo de las bodas de oro del Real Madrid, disputado en abril de 1952, que ganó “El Ballet Azul” ante el anfitrión en el Bernabéu (2-4), con actuación magistral de Di Stéfano. Fue allí cuando Santiago Bernabéu quiso ficharlo, lo cual devino en una odisea interminable con el Barcelona FC. Pero esa es tela de otro post…

 

Para la historia queda la maestría de aquel Millonarios, un club que nunca consiguió reconocimiento internacional pero que no por ello deja de ser, simplemente, inolvidable.

MONTAGUE KOBBE es un ciudadano alemán con nombre shakesperiano, nacido en Caracas, en un país que ya no existe, en un milenio que ya pasó. Estudioso de la lengua, de todas las lenguas, una década de exilios y academias lo han convertido en un especialista del timo escrito que encanta con espejos y humo a todo tipo de serpientes. Como prueba de ello, su trabajo ha aparecido en la prensa digital y escrita de más de media docena de países, desde Argentina o Venezuela, pasando por Jamaica, Trinidad y Antigua, hasta llegar al viejo mundo, a España y Gran Bretaña. En The Daily Herald de la isla de Sint Maarten escribe, desde 2008, acerca de cultura y literatura caribeña y latinoamericana y a partir de junio de 2011 El nuevo herald de Miami publicará una serie acerca de literatura contemporánea venezolana. Ha sido traductor, editor, corrector y portador de cafés en el pasado, aunque el gran reto ha sido siempre, y lo sigue siendo, pagarse el vermut de la tarde con cuentos y novelas. Como la esperanza es lo último en perderse, ha decidido repartir sus sueños entre Madrid y una recóndita roca en el Mar Caribe, llamada Anguilla.   ADOLFO JOSÉ CALERO ABADÍA Investigador venezolano (Caracas, 1978). Es licenciado en letras por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y licenciado en Artes, Mención Cinematografía, por la Universidad Central de Venezuela (UCV). En el período 2007-2008 cursó estudios en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB, España), obteniendo el título de Maestría en Técnicas Editoriales. Ha publicado algunos trabajos y artículos relacionados con la literatura, el cine y la fotografía en revistas como Logotipos, Escritos o Dramateatro. Ha sido profesor de iniciación al guión cinematográfico en el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) y ha colaborado con diversas editoriales en España y Venezuela, labor que prosigue en la actualidad. Actualmente es profesor en la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y cursa la Maestría en Literatura Comparada (UCV).

1 COMENTARIO

  1. No es cierto que Colombia no

    No es cierto que Colombia no estaba afiliada a la FIFA. ¡Claro que sí lo estaba!, y desde 1936. Fue expulsada el 25 de octubre de 1949, después de que los clubes siguieron el ejemplo de Millonarios y contrataron jugadores sin pagar transferencia ni tener pases, primero huelguistas argentinos y, después, de otros países. Esos jugadores ya estaban compitiendo en Colombia meses antes de la expulsión.

Comments are closed.